El Tigre en María Lunarillos

receta

Hace poco, gozamos del privilegio de salir en una receta de Miriam en el principal espacio de referencia en lo que a repostería se refiere a nivel nacional. María Lunarillos nace en el año 2009 en forma de blog de recetas, de la mano de María, jiennensa de nacimiento pero tinerfeña de adopción, y a la que pocas cosas le gustan más que encender el horno cuando viene lluvia.

En 2012 se suma al proyecto Eduardo, y juntos ponen en marcha la tienda online, un proyecto muy ilusionante que en muy poco tiempo pasa de ser un mero hobby a convertirse en una profesión.

Hoy, muchas personas contribuyen a darle forma. Entre ellas se encuentra Miriam, traductora y química durante más de 15 años, que además es una gran aficionada a la cocina en general, y a la repostería en particular. Miriam comenta que esta afición le viene de familia, como a tantos otros. En su caso es por parte de madre y de abuela paterna. Esta misma afición es la que le aporta la ilusión para mantener su propio blog (El invitado de invierno). Incluso ha impartido algún que otro curso de cocina en la escuela de Madrid “La Cocina de Babette“.

La semana pasada Miriam nos obsequió con la  tradicional receta de bizcocho cuatro cuartos de chocolate, que recibe el nombre por su composición; un cuarto de huevos, un cuarto de harina, un cuarto de azúcar y un cuarto de mantequilla. Luego también lleva nuestras gaseosillas El Tigre para impulsar y algún que otro aroma. Además este también lleva una parte de chocolate, como su nombre indica.

 No os perdáis la receta completa, tiene un pinta espectacular.

receta-cuatro-cuartos-chocolate-5

Al final de la receta, podéis encontrar una breve descripción de las diferencias entre las gaseosillas y la levadura química. Así lo cuenta Miriam:

Todos los impulsores químicos o levaduras de repostería se componen de un ácido (o varios) y un álcali (o varios). Al juntarse en una masa con un líquido se produce una reacción entre ellos que desprende CO2, el gas que esponja los dulces.

Las gaseosas, como las de la marca Tigre, son el ejemplo más sencillo de impulsor: en uno de los sobres viene el ácido (ácido cítrico) y en el otro viene el álcali (bicarbonato sódico). Al igual que cuando ponemos bicarbonato en un dulce con otro ingrediente ácido, el efecto es inmediato y la masa normalmente no se debe dejar reposar porque corremos el riesgo de perder el efecto.

La levadura química tiene una composición algo más compleja, pues lleva un conjunto de ácido y álcali de efecto inmediato, al disolverse, pero también otros ácidos y álcalis que solamente se activan con el calor, al meter la masa en el horno. Además llevan otros compuestos para que los ingredientes activos no se humedezcan y pierdan su fuerza, etc.

En resumen, las gaseosas tienen un efecto inmediato y rápido en frío, mientras que la levadura química precisa del calor del horno para ejercer todo su efecto.

Tarta Guinness con El Tigre

guiness

La cocina actual nos ha acercado mucho a la repostería americana, parece que son unos artistas en esto de elaborar recetas irresistibles a la vista, y es que cada pastel, tarta o cake que pasa por delante de nuestros ojos, nos vuelve locos y nos abre el apetito sin pensarlo.

Hoy os traemos un trocito de New York con esta receta. Es la Tarta Guinness, una delicia de chocolate que no deja indiferente a nadie y que se convierte en exitazo cada vez que la sacas a una mesa llena de comensales.

Y sí, lleva cerveza. La cerveza negra es la que le dará ese color tan característico y diferente a cualquier otro bizcocho.

Ingredientes para la elaboración del bizcocho:

250 gramos de harina

75 gramos de cacao en polvo

400 gramos de azúcar

2 cucharaditas y media de bicarbonato El Tigre

250 mililitros de cerveza negra Guinness

250 gramos de mantequilla a temperatura ambiente

140 gramos de nata líquida para montar

2 huevos

1 cucharadita de vainilla líquida

 

Ingredientes para la elaboración del frosting:

300 gramos de queso de untar tipo Philadelphia

150 gramos de azúcar glass

350 gramos de nata líquida para montar

 

Paso a Paso:

En un bol mezclamos muy bien la harina, el cacao, el azúcar y el bicarbonato

En otro bol ponemos la cerveza y la mantequilla a temperatura ambiente y batimos hasta que esté bien integrado. Añadimos la nata, la vainilla y los huevos batidos y volvemos a mezclar con la ayuda de unas varillas.

Ahora poco a poco y sin dejar de remover vamos añadiendo la mezcla de harina, cacao, azúcar y bicarbonato que teníamos reservada e integramos todos los ingredientes bien.

Engrasamos el molde y vertemos la mezcla. Llevamos al horno precalentado a 180 ºC y horneamos durante 50 minutos aproximadamente.

Mientras nuestro bizcocho está en el horno podemos ir avanzando con el frosting. Para ello batimos el azúcar glass con el queso de untar y reservamos. Por otro lado montamos la nata que debe estar muy fría. Cuando tengamos la nata montada, ya podemos unirlo a la mezcla de azúcar y queso. Nos ayudaremos de una espátula y lo haremos con movimientos envolventes.

Para finalizar, desmoldamos el bizcocho horneado y frío y añadimos el frosting por encima. Es sorprendente y espectacularmente sabrosa. ¡No esperes más y manos a la masa!

 

Bollos suizos, receta tradicional

bollos

Habitualmente llamados simplemente “Suizos”, su origen data de mediados del siglo XIX y son típicos de nuestra capital, Madrid. Empezaron a servirse en el mítico Café Suizo, lugar de encuentro y tertulias, tan típico de la época.

Se trata de un tipo de bollo, elaborado con una sencilla masa brioche y característico por su ranura superior rellena de azúcar en polvo y cristalizado.

Con forma de media esfera, son muy sencillos de preparar y no dan apenas trabajo. El resultado son unos exquisitos pastelitos de leche, que puedes comerlos solos, rellenos con algo dulce (chocolate, mantequilla o mermelada) o también, con ingredientes salados (Jamón York o cualquier otro fiambre).

Para su elaboración, hemos añadido nuestro gasificante para que adquiera una textura más esponjosa y, con una gran ventaja; se hornea inmediatamente después del amasado, sin tener que esperar los largos procesos de levados como en otros tipos de masas. Además, se prepara con ingredientes muy básicos y económicos.

bollos-suizos-receta-tradicional-2

500 gr de harina

120 gramos de azúcar

100 gr de mantequilla a temperatura ambiente

2 huevos

1 huevo más para pintar la masa

200 ml de leche

2 sobres dobles de gasificante “El Tigre”

Una pizca de sal

1 huevo más para pintar la masa

Azúcar humedecido con unas gotas de anís para la cobertura.

¡Vamos con la preparación!

· En un bol grande añades la mantequilla, la harina, los huevos, la leche (templada), y los sobres de gasificante “el Tigre”. Mezcla bien.

· A continuación incorpora el azúcar, una pizca de sal y amasa hasta que adquiera una textura elástica con todos los ingredientes bien integrados. Si crees que lo requiere, puedes añadir un poco más de harina (con precaución), si hay demasiada podría perder esponjosidad.

· Después del amasado, separa en pequeñas porciones de aproximadamente unos 50 gramos. Forma unas pequeñas bolas y reserva en una bandeja de horno cubierta de papel vegetal.

· Realiza un corte en la parte superior en cada uno de ellas, pinta toda la superficie con huevo batido y añade una porción (generosa) del azúcar ya humedecido con el anís, en cada una de la ranuras.

· En primer lugar hornea unos 5 minutos a 220º y a continuación, baja la temperatura a 200º. Retira pasados unos 7 u 8 minutos, o hasta que estén dorados.

· Deja enfriar sobre una rejilla…

bollos-suizos-receta-tradicional-3

Y ya tienes listos tus Suizos caseros, una deliciosa receta de lo más tradicional…

Y para los más peques, mini bollitos rellenos con lo que más les guste, dulce o salado. Sin duda, hará las delicias de todos.

Repaso a las mejores recetas del 2016

el_tigre

2016 ha sido el año digital de El Tigre. Desde mediados de mayo cuando os dimos la bienvenida a nuestro particular espacio, hemos publicado más de 60 entradas, de las cuales casi la mitad han sido recetas. Ha habido de todo, desde las recetas que llevamos horneando con la paciencia de un siglo, hasta las que habéis compartido algunos de vosotros, pasando por las apariciones en algunos blogs de cocina repartidos por la red.

Este es un pequeño resumen de lo que ha dado el año y nuestra pequeña selección de algunas de las recetas que mejor acogida tuvieron. Allá vamos:

.- Bizcocho clásico de yogurt 1,2,3: se trata de la primera receta que compartimos. Un clásico entre clásicos. Bizcocho tierno y esponjoso de los de toda la vida. Si eres principiante o estás pensando en tirar la toalla, esta es tu receta. No encontrarás otra más sencilla.

.- Cookies de chocolate, las originales: una de las recetas que mejor acogida tuvo. Estas galletas son grandes, irregulares y con trocitos de chocolate. Son fáciles de preparar y “si sobran”, puedes guardarlas en un recipiente hermético, aguantarán durante bastante tiempo. Atentos los más golosos, nunca decepcionan.

.- New York cheesecake: para muchos, la mejor tarta del mundo. Siempre es un acierto como postre en una comida familiar. Prepararla es más fácil de lo que parece a simple vista. Además tiene muchas versiones, lo que permite mezclar sabores diferentes. ¡Anímate a preparla!

new-york-cheesecake-1

.- Roscos fritos de huevo con gaseosas El Tigre: esta receta nos la enviaba nuestra amiga Paka Vega, desde Escúzar (Granada). Y gracias a ella pudimos compartirla con todos vosotros. Esperamos que os gustara, y así fue.

.- Las magdalenas de Alma: nuestra amiga Alma Obregón nos dedicó en su blog un par de recetas este año. La receta para estas magdalenas es realmente simple, y además puedes guardar la masa preparada de un día para otro en la nevera. Para chuparse los dedos.

.- Especial Halloween: Para esta fiesta decidimos recomendar una pequeña selección de 4 recetas de lo más terroríficas. Seguro que los más peques de la casa se lo pasaron en grande preparando alguna de estas genialidades creativas.

.- Kaiserschmarrn, un postre típico austríaco: fue una de las últimas recetas del año, parte de la serie comidas del mundo. Este postre típico de Austria, se sirve espolvoreado con azúcar glas y acompañado de una comporta de manzana. La historia de su nombre también es curiosa, evoca a los caprichos de los emperadores.

Feliz 2017 a todos. Esperamos seguir nuestra aventura digital el año que viene y seguir aumentando el recetario de El Tigre. Y, por supuesto, que sigáis compartiendo con nosotros vuestras recetas. Las de toda la vida, y también las del día a día.

Tarta de queso y chocolate al Baileys

tarta-de-queso

Esta deliciosa tarta de queso y chocolate, con el sabor dulzón de la Crema Irlandesa Baileys, será tu postre estrella. Verás cómo no quedan ni las migas.

Y que no se te olvide, ¡sólo apta para adultos!

A todos los adictos a los quesos, les encantará esta cremosa receta con una base de galletas Oreo, la mezcla de quesos y una gruesa capa de chocolate por encima. “El Tigre” le aportará la textura esponjosa perfecta que necesita, y a la que estamos siempre habituados gracias a su producto estrella, el sobre doble de gasificante.

Puedes probar con distintos tipos de chocolate, con leche, blanco…según prefieras. Hoy lo vamos a preparar con chocolate negro.

¡Está delicioso!

tarta-de-queso-y-chocolate-con-baileys-2

Los ingredientes para la base son:

Unas 20-24 galletas Oreo 

5 cucharadas de mantequilla sin sal y a temperatura ambiente.

Para el relleno de queso:

250 gramos de queso blanco en crema (tipo Philadelphia).

200 gramos de queso Mascarpone.

160 gramos de azúcar.

150 gramos de harina.

4 huevos.

30 gramos de mantequilla.

1 sobre doble gasificante “El Tigre”.

100 cc de crema irlandesa Baileys.

Una pizca de sal.

Y para la cobertura o ganache de chocolate:

175 cc de crema de leche.

300 gramos de chocolate negro.

Instrucciones

· Precalienta el horno a 200 grados.

· Tritura bien las galletas Oreo, mezcla con la mantequilla y vierte la pasta en un molde redondo. Hornea unos 8 minutos y deja enfriar.

· En un bol grande, mezcla los quesos con el azúcar, hasta que adquiera una textura suave.

· Incorpora la harina junto con el sobre doble de gasificante “El Tigre” y continúa mezclando hasta que todos los ingredientes estén totalmente incorporados. Añade los huevos, de uno en uno, junto con la crema irlandesa Baileys.

· Remueve hasta incorporar bien todos los ingredientes y vierte en el molde y sobre la base de galletas. Hornea unos 45-50 minutos.

· Cuando veas que la mezcla está ligeramente suelta por el centro, será el momento de retirar del horno y colocar en una rejilla para que enfríe.

tarta-de-queso-y-chocolate-con-baileys-3

¡Y ahora le toca el turno a la cobertura de chocolate!

· Pon a calentar un cazo y agrega el chocolate. Derretir a fuego lento hasta que esté bien diluido y sin grumos. A continuación agrega la crema de leche fría. Mezcla hasta unir en una masa espesa. Retira del fuego y, con la ayuda de una cuchara, vierte dos tercios por encima del pastel. Procura extenderlo bien para que la superficie quede lisa, y después reserva en el congelador unos 15 minutos, para que el chocolate se endurezca.

· A continuación, y cuando el chocolate empiece a endurecer, retira el pastel del frío y vierte el resto de la mezcla (previamente calentado de nuevo) por encima. Para que se vea brillante, deja primero enfriar a temperatura ambiente y seguidamente mételo en el frigorífico hasta que vayáis a comerlo.

Nota: Si lo prefieres, reserva el resto del chocolate hasta la hora del postre y viértelo en el último momento. Servirás una tarta de chocolate semi fría y muy esponjosa.

 

Kaiserschmarrn, un típico postre austríaco

kaiserschmarrn

Este postre típico en Austria suele servirse espolvoreado con azúcar glass y acompañado de una compota de manzana. ¡Te hará perder el sentido!

Es muy parecido a una crepe pero con forma de tortilla y cuando leas la historia del nombre, te parecerá de lo más divertida.

Resulta que el Schmarm es similar a nuestra tortilla francesa básica pero la palabra Kaiserschmarnn es algo así como “la tontería del emperador”. Parece ser que la emperatriz Isabel de Baviera, encargó al chef de palacio un dulce cualquiera siempre que fuera ligero (se conoce que no quería engordar), pero al ver el resultado de dicho dulce lo rechazó por completo. El emperador dijo: vamos a ver que tontería te han preparado hoy porque me la voy a comer yo. Debió de gustarle mucho porque se quedó como “la tontería del emperador”, nombre un tanto peculiar.

Lo cierto es que está para chuparse los dedos.

Es un postre muy sabroso y dulce que, al añadirle el sobre doble de gasificante “El Tigre” , adquiere una textura muy esponjosa, que se deshace en la boca.

Lleva una cantidad extra de huevo y, como de lo que se trata es de prepararlo como en Austria, le añadiremos unos trozos de manzana, almendras y uvas pasas.

Es un dulce “muy contundente”, reserva la sorpresa para un desayuno de domingo o para cualquier ocasión especial. Además es muy fácil y rápido de preparar.

Sólo te queda elegir el día apropiado, ¡no hay excusas que valgan!

Vamos a averiguar los ingredientes que necesitamos:

4 huevos

125 gramos de harina

60 gramos de azúcar

120 gramos de mantequilla a temperatura ambiente

500 ml de leche

1 sobre doble de gasificante “El Tigre”

50 gramos de uvas pasas

1 manzana

Una pizca de esencia de vainilla

Una pizca de sal

Azúcar glass

1 cucharadita de Ron (opcional)

Y ahora, procederemos a su elaboración:

· Después de lavar las pasas, colócalas en un bol con el ron y déjalas macerar. En caso de haber decidido no utilizarlo, reserva las pasas bien escurridas.

· Separa las yemas de las claras y en un recipiente mezcla las yemas con tres partes del azúcar y la vainilla, hasta que tome una textura cremosa.

· A continuación añade la harina con el gasificante “El Tigre” y mezcla bien. Debe resultar una masa grumosa. Después añade la leche y bate bien hasta conseguir una masa homogénea.

· Agrega las uvas pasas y la manzana, troceada en dados muy pequeños. Mezcla bien y reserva.

· En un bol grande, monta las claras a punto de nieve y añade una pizca de sal. A continuación incorpora a la mezcla reservada y remueve con suavidad; no conviene que nos bajen las claras.

· Coge una sartén grande y profunda, incorpora la mitad de la mantequilla y calienta a fuego muy lento hasta que se derrita. Inmediatamente incorpora la mezcla y deja que cuaje unos 2 o 3 minutos. Añade el resto de la mantequilla y espolvorea el resto del azúcar.

· Coge otra sartén, apropiada para crepes. Engrasa y pon a calentar. Con la ayuda de una cuchara, incorpora dos o tres medidas de la mezcla, y extiéndela bien por toda la superficie. Incorpora unas pocas pasas y unos trocitos de manzana bien repartido. Cuando la masa comience a despegarse, le das la vuelta como si fuera una tortilla y terminas de cocinar. Así sucesivamente hasta acabar con la totalidad de la mezcla.

Ahora viene el paso más importante, a la par que curioso…

· Corta las tortillas o crepes, con la ayuda de dos tenedores, en varias tiras de unos 3-4 cm y luego por la mitad. Calienta de nuevo la sartén e incorpora los trozos para acabar de dorarlos. Colócalos de forma apilada en una fuente grande y espolvorea generosamente con azúcar glass y canela (opcional).

Nota: También puedes servirlas individualmente en un plato, trocearlas y espolvorearlas justo antes de servir.

Se sirve templado, espolvoreado con azúcar glas y acompañado con una compota de manzana (o con alguna mermelada).

– Los austriacos lo acompañan con una taza de café o té y con cualquier compota de frutas, fresa, ciruela o cereza. Normalmente, se prepara como desayuno o merienda –

Pan de jengibre

pan

Muy conocido por el cuento de los hermanos Grimm, “Hansel y Gretel”, hoy traemos el pan de jengibre. En el cuento se relata cómo los hermanos, después de ser expulsados de su casa y tras vagar dos días por el bosque, llegan a una casita hecha de pastel de jengibre y azúcar moreno, donde les esperaba la bruja… ¿Te acuerdas?

En Francia (año 992), el monje armenio Gregory de Nicopolis, introdujo su suculenta creación y les enseñó a los sacerdotes franceses a hornearlo. Su popularidad creció por toda Europa y, en nuestra cocina moderna, se ha transformado en una verdadera delicia con infinitas recetas.

Además, nuestro gasificante mezclado con la cerveza negra, le proporciona una textura muy suave y esponjosa.

Hoy vamos a preparar una sencilla receta con este tubérculo que, tradicionalmente es una de las plantas más populares en la medicina tradicional china; un antiinflamatorio natural, que ayuda a combatir enfermedades respiratorias, artrosis y problemas digestivos.

Ingredientes:

400 gramos de harina integral

150 gramos de azúcar moreno

60 gramos de azúcar blanco

2 sobres dobles de gasificante “El Tigre”

1 cucharada de jengibre en polvo

1 cucharadita de jengibre fresco rallado

1/2 cucharadita de canela molida

2 huevos

1 vaso de cerveza oscura

Una pizca de sal

Pimienta negra molida

Aceite vegetal

Un poco de mantequilla para engrasar.

Te animas con la preparación?

· En un bol grande mezcla la harina con la sal, la canela, la pimienta negra y un sobre de gasificante “El Tigre”.

· A continuación, en un tazón mediano bate los huevos y añade el aceite vegetal y el jengibre. Mezcla bien hasta formar una masa homogénea.

· En un cazo, calienta la cerveza a fuego lento y hasta que rompa a hervir. Retira del fuego, incorpora el segundo sobre de gasificante y mezcla hasta que se forme espuma. Añade el azúcar moreno y el azúcar blanco y remueve bien.

· Vierte la mezcla de los huevos y el jengibre en polvo y remueve bien hasta que estén todos los ingredientes bien incorporados.

· Precalienta el horno a 180º y unta un molde con mantequilla (o aceite si lo prefieres). Vierte toda la mezcla y hornea unos 40 minutos.

· Para saber si está bien cocinado, pincha la masa con un palillo limpio, Si sale seco, el pan estará ya listo…

· Retira del horno y deja enfriar sobre una rejilla.

Sírvelo untado en mantequilla y mermelada, o prepara unas rebanadas con tomate, guacamole y queso fresco. Prueba con la variedad que más te guste, verás como la mezcla de sabores las hace irresistibles…

¡Os va a encantar!

Los muffins de Alma: con chocolate, cacahuete y gaseosas El Tigre

magdalenas

Alma Obregón de Objetivo Cupcake ha elaborado unos deliciosos muffins de chocolate con mantequilla de cacahuete. Ya os podéis imaginar, el tigre forma parte de esta receta, ha sido empleado como gasificante en la masa del muffin y, en la imagen, podéis ver el resultado. Es algo realmente, !espectacular!

 

img_3500-2

Los ingredientes para elaborar 12 unidades de estos sabrosísimos y esponjosos muffins son:

130g de mantequilla
160g de chocolate negro troceado
3 huevos camperos
100g de azúcar moreno de caña integral (panela)
50g de azúcar blanco
300g de harina
2 sobres dobles de Gaseosas el Tigre
180ml de nata de cocinar (18% mg)
Dos puñados de chips de mantequilla de cacahuete Reese’s
12 cucharaditas de mantequilla de cacahuete

img_3507-2

 

Con todos los ingredientes preparados, ya podemos poner en marcha los motores encendiendo el horno para que vaya cogiendo calorcito. Mientras, iremos siguiendo paso a paso la receta de nuestra amiga Alma en su blog, Objetivo Cupcake.

Esperamos que os guste tanto como a nosotros.

Apple Crumble

Este típico postre inglés se prepara con manzanas y algunos otros ingredientes. Se sirve acompañado de una bola de helado, nata o compota de frutas y puedes utilizar cualquier variedad de manzanas que tengas en casa.

Es de muy fácil elaboración, además, al contrario de otra tartas de manzana que se preparan sobre una base de hojaldre o masa quebrada, en esta se prepara un “crumble” que traducido sería algo como “desmigada”.

Nosotros le hemos añadido un sobre doble de gasificante, ingrediente que ya todos conocéis, para que se forme algo parecido a una efervescencia cuando tome contacto con el calor. Verás que textura más agradable…

Los ingredientes necesarios para el relleno son:

650 gramos de manzanas (aprox. unas 4 unidades).

100 gramos de azúcar moreno.

1 ramita de canela (o una pizca de la misma en polvo).

Y los ingredientes para el crumble son:

80 gramos de mantequilla (a temperatura ambiente).

150 gramos de harina

60 gramos azúcar.

50 ml. de leche

1 sobre doble de gasificante “El Tigre”.

Ahora procedemos a la preparación…

· Empieza por pelar y cortar en gajos las manzanas. Pon todos los trozos en una cacerola con el azúcar moreno y la ramita de canela. Añade agua hasta cubrir los ingredientes y pon a cocer a fuego medio hasta que hierva.

· Las manzanas tienen que estar blandas pero no aplastadas o tipo puré.

· Cuando ya estén cocinadas, retira la ramita de canela y reserva en un escurridor.

· Mientras suelta toda el agua, prepararemos el crumble.

· En un bol, coloca la harina junto con la mantequilla y el azúcar blanco.

· Mezcla muy bien todos los ingredientes con las manos y hasta que consigas una textura tipo migas. A continuación añade un chorrito de leche y el sobre doble de gasificante “El Tigre”e incorpóralos a la mezcla.

· Coloca las manzanas en una fuente para horno y espolvorea toda la mezcla por encima bien repartida.

· Hornea a 180º (previamente calentado), hasta que la costra esté dorada. Aproximadamente unos 15-20 minutos.

· Sírvelo caliente y acompañado con lo que más os guste; helado de vainilla, nata, etc.

Y como dicen los ingleses ¡Enjoy!

Pierniki. Las galletas de jengibre típicas de Polonia

 

Este delicioso postre es originario de la ciudad de Toru?, hermosa ciudad medieval y donde nació Nicolás Copérnico.

Es algo parecido a un pan de jengibre, con muchos siglos de tradición porque su preparación data del siglo XIII. Es un producto que se vende o regala como souvenir y tiene infinidad de formas y presentaciones.

Es una receta un tanto laboriosa, sin embargo, el resultado merece la pena. Todos sus ingredientes son muy saludables y con la variedad de especias, le añades propiedades muy beneficiosas para el organismo. Además, como siempre le hemos añadido nuestro gasificante libre de alérgenos, convertirá nuestras galletas en un auténtico “manjar de dioses”.

¡Por cierto! Una de las variedades más populares, es la de chocolate… Ciertamente, “lo tienen todo”.

Los ingredientes son bastantes y además muy variados pero, sin duda no te arrepentirás…

Para la masa necesitaremos:

100 gramos de miel

120 gramos de mantequilla a temperatura ambiente.

130 gramos de azúcar en polvo

2 huevos enteros

350 gramos de harina de vaso de harina de trigo

2 sobres dobles de gasificante “El Tigre”

1 cucharada de Pan de Jengibre

1 cucharadita de cacao en polvo (opcional)

Seguro que te has preguntado ¿qué es el Pan de Jenjibre? Ahí va la solución…

 

Ingredientes para la elaboración del Pan de Jenjibre:

20 gramos de jengibre seco.

15 gramos de clavo.

15 gramos de pimienta negra.

10 gramos de nuez moscada.

50 gramos de corteza de canela.

20 gramos de semillas de cardamomo.

5 gramos de anís.

Es necesario moler todos los ingredientes en un molinillo o con un mortero.

Y ¡listo! Ya tenemos el Pan de Jenjibre preparado para añadir a la masa.

Y para los adornos:

Chocolate líquido.

Nueces.

Almendras en copos.

Coco.

¡Vamos con la preparación!

· Mezcla todos los ingredientes y amasa hasta que consigas una consistencia elástica.

Corta en trozos de unos 2 cm, y despliega la masa con un rodillo hasta conseguir un grosor de unos 3 mm.

Recorta en diferentes formas o, según los moldes que tengas (corazones, estrellas, redondas, etc…). Colócalas en una fuente de horno y sobre papel de hornear.

Precalienta el horno a 180º y hornea las pastas durante unos 10 minutos.

Transcurrido el tiempo, retira del horno y déjalas enfriar sobre una rejilla. Reserva.

Decora con chocolate derretido, con golosinas y con lo que queráis, todas están riquísimas…
– Verás como los peques de la casa se apuntan a la decoración, es la parte más divertida… –