Entradas

Bizcochitos de canela y jengibre

Bizcochito

Este tubérculo que hoy le añadiremos, jengibre, lo convierte en un postre muy particular…

No es excesivamente dulce pero, con el intenso aroma y sabor del jengibre combinado con la canela, no le faltará ningún otro aditivo.

El jengibre tiene muchos beneficios, vitaminas (B y C), minerales (calcio, fósforo, aluminio y cromo) y algunos ácidos esenciales.

Además, es un poderoso antioxidante compuesto por enzimas, como la proteasa y el zingibaína; al igual que algunos fitonutrientes (los nutrientes de los vegetales), como los flavonoides y los carotenos.

Al igual que nuestro bicarbonato “El Tigre”, es un remedio natural para aliviar el malestar gástrico, nos ayuda a combatir el estrés y tiene efectos antiinflamatorios.

¿Te imaginas unos bizcochitos con esta gran fuente de propiedades y, además potenciado con nuestro gasificante “El Tigre”?

Pues sí, el resultado es un dulce muy tierno, con un intenso sabor que, ¡sin duda, gustará a todos!

Estos son los ingredientes que precisamos:

300 gr de harina de trigo

50 gr de almendra polvo

35 gr de azúcar moreno

Una cucharadita de canela molida

Una cucharadita de ralladura de jengibre fresco y una de jengibre en polvo.

Una pizca de nuez moscada.  

Un sobre doble de gasificante “El Tigre”.

1 yogurt cremoso (tipo griego).

60 gramos de mantequilla.

2 huevos

Ralladura de un limón.

20 ml de aceite de oliva.

Una pizca de sal.

Vamos con la preparación paso a paso:

  • Engrasa un molde con un poco de mantequilla y precalienta el horno a 180º.
  • En un recipiente grande, añade la harina, la almendra en polvo, la canela, el jengibre (fresco y en polvo), la nuez moscada, el sobre doble de gasificante “El Tigre” y la sal. Mezcla todo bien. También puedes trocear muy pequeñito el jengibre.
  • En un cuenco aparte, bate los huevos, y seguidamente incorpora el azúcar, el yogurt, la mantequilla y el aceite. Mezcla suavemente.
  • Incorpora todo el contenido, en el recipiente con la masa seca y remueve bien hasta conseguir una mezcla homogénea.

Bizcochitos de canela y jengibre. 3

  • Vierte la mezcla en el molde engrasado, igualando bien la superficie.
  • Hornea unos 40 minutos. Pincha el centro del bizcocho con un palillo. Si sale limpio y seco, ¡está en su punto!
  • Desmolda y deja enfriar sobre una rejilla.
  • Espolvorea con azúcar glass y decora con unas ramitas de canela.

¡Que lo disfrutéis!

Nota: ¿Sabías que el jengibre junto con la canela, son dos de los afrodisíacos naturales más conocidos?

El Tigre en María Lunarillos

receta

Hace poco, gozamos del privilegio de salir en una receta de Miriam en el principal espacio de referencia en lo que a repostería se refiere a nivel nacional. María Lunarillos nace en el año 2009 en forma de blog de recetas, de la mano de María, jiennensa de nacimiento pero tinerfeña de adopción, y a la que pocas cosas le gustan más que encender el horno cuando viene lluvia.

En 2012 se suma al proyecto Eduardo, y juntos ponen en marcha la tienda online, un proyecto muy ilusionante que en muy poco tiempo pasa de ser un mero hobby a convertirse en una profesión.

Hoy, muchas personas contribuyen a darle forma. Entre ellas se encuentra Miriam, traductora y química durante más de 15 años, que además es una gran aficionada a la cocina en general, y a la repostería en particular. Miriam comenta que esta afición le viene de familia, como a tantos otros. En su caso es por parte de madre y de abuela paterna. Esta misma afición es la que le aporta la ilusión para mantener su propio blog (El invitado de invierno). Incluso ha impartido algún que otro curso de cocina en la escuela de Madrid “La Cocina de Babette“.

La semana pasada Miriam nos obsequió con la  tradicional receta de bizcocho cuatro cuartos de chocolate, que recibe el nombre por su composición; un cuarto de huevos, un cuarto de harina, un cuarto de azúcar y un cuarto de mantequilla. Luego también lleva nuestras gaseosillas El Tigre para impulsar y algún que otro aroma. Además este también lleva una parte de chocolate, como su nombre indica.

 No os perdáis la receta completa, tiene un pinta espectacular.

receta-cuatro-cuartos-chocolate-5

Al final de la receta, podéis encontrar una breve descripción de las diferencias entre las gaseosillas y la levadura química. Así lo cuenta Miriam:

Todos los impulsores químicos o levaduras de repostería se componen de un ácido (o varios) y un álcali (o varios). Al juntarse en una masa con un líquido se produce una reacción entre ellos que desprende CO2, el gas que esponja los dulces.

Las gaseosas, como las de la marca Tigre, son el ejemplo más sencillo de impulsor: en uno de los sobres viene el ácido (ácido cítrico) y en el otro viene el álcali (bicarbonato sódico). Al igual que cuando ponemos bicarbonato en un dulce con otro ingrediente ácido, el efecto es inmediato y la masa normalmente no se debe dejar reposar porque corremos el riesgo de perder el efecto.

La levadura química tiene una composición algo más compleja, pues lleva un conjunto de ácido y álcali de efecto inmediato, al disolverse, pero también otros ácidos y álcalis que solamente se activan con el calor, al meter la masa en el horno. Además llevan otros compuestos para que los ingredientes activos no se humedezcan y pierdan su fuerza, etc.

En resumen, las gaseosas tienen un efecto inmediato y rápido en frío, mientras que la levadura química precisa del calor del horno para ejercer todo su efecto.

Repaso a las mejores recetas del 2016

el_tigre

2016 ha sido el año digital de El Tigre. Desde mediados de mayo cuando os dimos la bienvenida a nuestro particular espacio, hemos publicado más de 60 entradas, de las cuales casi la mitad han sido recetas. Ha habido de todo, desde las recetas que llevamos horneando con la paciencia de un siglo, hasta las que habéis compartido algunos de vosotros, pasando por las apariciones en algunos blogs de cocina repartidos por la red.

Este es un pequeño resumen de lo que ha dado el año y nuestra pequeña selección de algunas de las recetas que mejor acogida tuvieron. Allá vamos:

.- Bizcocho clásico de yogurt 1,2,3: se trata de la primera receta que compartimos. Un clásico entre clásicos. Bizcocho tierno y esponjoso de los de toda la vida. Si eres principiante o estás pensando en tirar la toalla, esta es tu receta. No encontrarás otra más sencilla.

.- Cookies de chocolate, las originales: una de las recetas que mejor acogida tuvo. Estas galletas son grandes, irregulares y con trocitos de chocolate. Son fáciles de preparar y “si sobran”, puedes guardarlas en un recipiente hermético, aguantarán durante bastante tiempo. Atentos los más golosos, nunca decepcionan.

.- New York cheesecake: para muchos, la mejor tarta del mundo. Siempre es un acierto como postre en una comida familiar. Prepararla es más fácil de lo que parece a simple vista. Además tiene muchas versiones, lo que permite mezclar sabores diferentes. ¡Anímate a preparla!

new-york-cheesecake-1

.- Roscos fritos de huevo con gaseosas El Tigre: esta receta nos la enviaba nuestra amiga Paka Vega, desde Escúzar (Granada). Y gracias a ella pudimos compartirla con todos vosotros. Esperamos que os gustara, y así fue.

.- Las magdalenas de Alma: nuestra amiga Alma Obregón nos dedicó en su blog un par de recetas este año. La receta para estas magdalenas es realmente simple, y además puedes guardar la masa preparada de un día para otro en la nevera. Para chuparse los dedos.

.- Especial Halloween: Para esta fiesta decidimos recomendar una pequeña selección de 4 recetas de lo más terroríficas. Seguro que los más peques de la casa se lo pasaron en grande preparando alguna de estas genialidades creativas.

.- Kaiserschmarrn, un postre típico austríaco: fue una de las últimas recetas del año, parte de la serie comidas del mundo. Este postre típico de Austria, se sirve espolvoreado con azúcar glas y acompañado de una comporta de manzana. La historia de su nombre también es curiosa, evoca a los caprichos de los emperadores.

Feliz 2017 a todos. Esperamos seguir nuestra aventura digital el año que viene y seguir aumentando el recetario de El Tigre. Y, por supuesto, que sigáis compartiendo con nosotros vuestras recetas. Las de toda la vida, y también las del día a día.

Coca de llanda al estilo Juliana

Estábamos deseando que llegara este momento, la semana pasada ya pudimos compartir una receta de riquísimos roscos de huevo que nos había enviado una de las fieles a las gaseosas El Tigre, Paka Vega, y hoy tenemos nueva receta de otra gran amiga y seguidora del recorrido de nuestro tigre. Carmen López Ortiz nos hace un gran regalo y nos envía una receta de coca de llanda.

La coca de llanda es un bizcocho típico de la Comunidad Valenciana y la tradición dice que tiene que estar hecho en una placa de horno de aluminio, que se llama llanda. Su forma es rectangular, de unos 20  ó 30 cm de largo y de unos 5 cm de alto.

La receta en cuestión es muy especial pues Carmen nos cuenta como ha ido pasando de generación en generación. Nos ha revelado que las medidas y manera de hacer no es propia sino que es heredada de su abuela juliana y posteriormente de si madre. Para que la rueda no pare, y en honor a Juliana, la compartimos aquí hoy con todos los amigos de El Tigre.

Ingredientes:

Ralladura de corteza de medio limón

4 huevos grandes

2 vasos de aceite

1 vaso y medio de azúcar

1 vaso de leche

500 gramos de harina

4 sobres de gaseosas El Tigre

Preparación:

Se introducen todos los ingredientes en el vaso de la batidora y se bate todo bien. Se echa la mezcla en un molde rectangular  y se espolvorea con canela en polvo y azucar.  Se introduce en el horno precalentado  hasta que veamos que se empieza a dorar. Carmen nos aconseja poner un trozo de papel de aluminio por encima hasta que finalice la cocción. La manera de saber que está hecha es pinchando con un palillo largo y que éste salga totalmente limpio.

Versión alternativa:

Carmen ha tenido el detalle de darnos una idea para personalizar nuestra coca de llanda añadiendo pasas y nueces o bien trocitos de chocolate.

14442591_1465039203522568_1732274117_n

Muchísimas gracias Carmen,  hemos disfrutado muchísimo con nuestra Coca de llanda al estilo Juliana. 

Bizcocho integral de plátano y pepitas de cacao

¿Has probado alguna vez la combinación del chocolate con el plátano? 

¡Es delicioso! Cuando prepares esta receta, todos disfrutaran de un desayuno o merienda sin grasas hidrogenadas, conservantes y otras sustancias que componen la bollería industrial. Además, con “El Tigre” disfrutarás de un producto totalmente libre de alérgenos y sin riesgo de contaminación cruzada.

Si habías pensado en cocinar este dulce, te sorprenderá la facilidad y lo rápido que se prepara.

Es un tipo de bizcocho con un sabor intenso a plátano, que mezclado con las pepitas de cacao, combina a la perfección. El plátano es un alimento altamente nutritivo y muy rico en azúcares y también en minerales como el potasio, hierro, magnesio y betacaroteno, muy bajo en sodio. Y también vitaminas A, E y C. Una fruta muy indicada para los niños, pero también para los no tan niños…

El cacao es un alimento muy digestivo y antioxidante, gracias a su riqueza en flavonoides. Rico en grasas, manganeso, zinc y vitaminas del grupo B. Es neuroprotector, con lo cual mejora el flujo cerebral, por tanto es ¡excelente para estudiantes!

Este bizcocho es muy típico de la repostería anglosajona, lo llaman pan de plátano o “banana bread”.

Vamos con los ingredientes:

Antes que nada, asegúrate de sacar los ingredientes que estén en la nevera una media hora antes, de esta forma todos estarán a la misma temperatura.

190 gr harina integral (avena, espelta, trigo, centeno…)

120 gr de mantequilla a temperatura ambiente.

90 gramos de pepitas de cacao ecológico.

120 gramos de azúcar moreno integral.

3 plátanos (ó 4 si son pequeños)

3 huevos

1 sobre doble de gasificante “El Tigre”.

Una pizca de sal.

Ahora nos disponemos a comenzar con su preparación:

  • Precalienta el horno a 180º.
  • Separa las claras de las yemas y bate a punto de nieve. Reserva.
  • En un bol, mezcla la mantequilla, el azúcar y las yemas.
  • Añade a la mezcla anterior, la harina y el sobre doble de gasificante “El Tigre”.
  • Cuando esté todo bien mezclado añade las claras poco a poco, para que no bajen.
  • En un recipiente pequeño, mezcla las pepitas de cacao con un poco de harina y añade un poco de leche hasta cubrir todo. Con las pepitas humedecidas, conseguirás que no todas queden en el fondo del bizcocho.
  • Aplasta bien los plátanos con un tenedor y añádelos también. Añade a la mezcla las pepitas de chocolate.
  • Engrasa el molde con mantequilla, vierte dentro toda la pasta y mezcla suavemente con una espátula.
  • Hornea unos 30-40 minutos vigilando cuando empiece a dorar. Pincha con un palillo de madera, si sale completamente seco, el bizcocho ya está listo. Sácalo del horno y deja enfriar.
  • Cuando esté frío, desmolda, corta en rebanadas y espolvorea con azúcar glass (opcional). Realmente no lo necesita, ¡así está riquísimo!

Tal y como has podido comprobar, es una receta muy fácil de preparar. Además, es magnífico para que los más peques de la casa se habitúen a comer fruta de una forma divertida.

También puedes ponerle una cobertura de chocolate, se convertirá en una ¡magnífica tarta de cumpleaños! ¡A disfrutar!

 

Bizcocho clásico de yogurt 1, 2, 3

bizcocho

Si hay una receta que para un fanático repostero nunca pasa de moda, es la del bizcocho clásico de yogur; ese bizcocho tierno y esponjoso que no necesita más ingredientes que los de la receta tradicional, la de toda la vida. Y de eso precisamente, de sabores de toda la vida, El Tigre sabe, y mucho.

Y no importa eres principiante o si estás pensando en tirar la toalla en el mundo “bizcochil” porque no encontrarás otra receta más sencilla que esta. ¿Te animas?

Vamos con los ingredientes:

– 1 yogur natural o de limón.

– 1 medida del vaso del yogur de aceite de girasol o de oliva muy suave.

– 2 medidas de azúcar.

– 3 medidas de harina de trigo.

– 3 huevos.

– 3 sobres dobles de gaseosa El Tigre.

– Ralladura de limón.

– Mantequilla (para engrasar el molde).

Y ahora sí, con todos los ingredientes listos y pesados con exactitud (la pastelería es una ciencia exacta, amigo, olvida el “a ojo” como medida válida), ¡vamos con el paso a paso!

  1. Precalienta el horno a 180º arriba y abajo.
  1. En un bol grande bate con unas varillas eléctricas los tres huevos y el azúcar. Después, añade poco a poco el aceite y el yogur y mezcla hasta que estén todos los ingredientes bien integrados.
  1. Incorpora la harina y los sobres de gaseosa El Tigre tamizados (la mayoría de los mortales lo hacemos con un colador, tranquilo) y sigue mezclando hasta conseguir una masa de textura fina.
  1. Añade la ralladura de limón. En este paso, también puedes echar aroma de vainilla o canela en polvo y quedará delicioso.
  1. Engrasa un molde untándolo con mantequilla. Vierte la mezcla y hornea durante unos 35 minutos a 180º. Pero ya sabes, cada horno es un mundo.
  1. Comprueba que el bizcocho está hecho pinchando un palillo en el centro. Si sale limpio, ya está listo. Si no, hornea unos minutos más y repite la prueba; el palillo no engaña.
  1. Una vez horneado, déjalo templar dentro del molde, sin dejar que se enfríe del todo. ¡Y listo para hincarle el diente! Un bizcocho casero que nunca debe faltar en tu casas.

Y para rematar la elaboración, desde El Tigre te damos tres trucos rápidos para que tu bizcocho no sufra torturas ni se convierta en una especie de mazacote incomible:

– No se te ocurra abrir el horno, al menos durante las 2/3 partes del tiempo de cocción.

– Utiliza harina de trigo común, nunca esas mezclas que añaden impulsor químico. Solo harina y El Tigre, por su lado, hará el resto 😉

– Si al incorporar los huevos, separas las claras de las yemas, la esponjosidad de tu bizcocho se triplicará. Da más trabajo, sí, pero tus invitados te lo agradecerán.

¡Que aproveche! 😉