Entradas

Papaviejos de Almería

PAPAVIEJOS DE ALMERIA

¿Sabrías decirnos de dónde viene el nombre de Papaviejos?

Pues este curioso nombre es porque su principal ingrediente es la patata, ni más ni menos…

Es un dulce típico de Almería, unos bollos fritos muy esponjosos y que antiguamente se consumían el “jueves lardero” (último jueves antes de Semana Santa). Sin embargo, hoy en día podemos encontrarlos por la zona durante todo el año.

Cuenta la historia que, para las fiestas en las que debían agasajar a los comensales con dulces y en tiempos de escasez, se vieron en la necesidad de utilizar otros productos sustitutivos. Se implantó el uso de la patata como complemento para postres y dulces. En tiempos de hambruna, se sustituía la escasa harina existente por la patata.

Éste dulce es transmitido de generación en generación, por lo fácil que se elabora y sus ingredientes están en todas nuestras despensas habitualmente.

Es muy parecido al clásico buñuelo de viento pero mucho más jugosos por dentro. Están exquisitos solos o acompañados de un buen chocolate caliente.

Los ingredientes que necesitamos son de lo más sencillo.

350 gramos de patata

400 gramos de harina (peso aproximado)

500 ml de leche

5 huevos grandes

100 gramos de azúcar

2 sobres dobles de Gasificante “El Tigre”

Ralladura de limón

Una cucharadita de canela en polvo

Una pizca de sal

Aceite para freír (a tu elección, girasol u oliva suave)

Para el rebozado:

Azúcar

Canela en polvo

Para su preparación:

  • En primer lugar pela y lava bien las patatas. Procede a cocerlas. Después aplástalas con un tenedor y reserva.
  • En un recipiente pon, los huevos, la leche, el zumo de medio limón, la canela y el azúcar. Mezcla bien todos los ingredientes.
  • A continuación, y poco a poco, añades la harina, el gasificante y una pizca de sal, sin dejar de remover. Cuando tenga una consistencia espesa pero no dura, deja de añadir harina (ya habíamos comentado que la medida es relativa).
  • Pon una sartén honda con abundante aceite a calentar y añádele la corteza del limón.

Papaviejos de Almeria. 2

  • Toma una cuchara como medida y vas introduciendo en el aceite caliente. Procura no llenarla demasiado, podrían golpearse unos con otros. Dales la vuelta cuando estén dorados por abajo.
  • Cuando estén dorados por los dos lados, colócalos en una fuente con papel absorbente.
  • Prepara una mezcla con el azúcar y la canela y rebózalos bien.

La costumbre es comerlos templados pero, si se enfrían no te preocupes, están igual de deliciosos…

 

Bizcochitos de canela y jengibre

Bizcochito

Este tubérculo que hoy le añadiremos, jengibre, lo convierte en un postre muy particular…

No es excesivamente dulce pero, con el intenso aroma y sabor del jengibre combinado con la canela, no le faltará ningún otro aditivo.

El jengibre tiene muchos beneficios, vitaminas (B y C), minerales (calcio, fósforo, aluminio y cromo) y algunos ácidos esenciales.

Además, es un poderoso antioxidante compuesto por enzimas, como la proteasa y el zingibaína; al igual que algunos fitonutrientes (los nutrientes de los vegetales), como los flavonoides y los carotenos.

Al igual que nuestro bicarbonato “El Tigre”, es un remedio natural para aliviar el malestar gástrico, nos ayuda a combatir el estrés y tiene efectos antiinflamatorios.

¿Te imaginas unos bizcochitos con esta gran fuente de propiedades y, además potenciado con nuestro gasificante “El Tigre”?

Pues sí, el resultado es un dulce muy tierno, con un intenso sabor que, ¡sin duda, gustará a todos!

Estos son los ingredientes que precisamos:

300 gr de harina de trigo

50 gr de almendra polvo

35 gr de azúcar moreno

Una cucharadita de canela molida

Una cucharadita de ralladura de jengibre fresco y una de jengibre en polvo.

Una pizca de nuez moscada.  

Un sobre doble de gasificante “El Tigre”.

1 yogurt cremoso (tipo griego).

60 gramos de mantequilla.

2 huevos

Ralladura de un limón.

20 ml de aceite de oliva.

Una pizca de sal.

Vamos con la preparación paso a paso:

  • Engrasa un molde con un poco de mantequilla y precalienta el horno a 180º.
  • En un recipiente grande, añade la harina, la almendra en polvo, la canela, el jengibre (fresco y en polvo), la nuez moscada, el sobre doble de gasificante “El Tigre” y la sal. Mezcla todo bien. También puedes trocear muy pequeñito el jengibre.
  • En un cuenco aparte, bate los huevos, y seguidamente incorpora el azúcar, el yogurt, la mantequilla y el aceite. Mezcla suavemente.
  • Incorpora todo el contenido, en el recipiente con la masa seca y remueve bien hasta conseguir una mezcla homogénea.

Bizcochitos de canela y jengibre. 3

  • Vierte la mezcla en el molde engrasado, igualando bien la superficie.
  • Hornea unos 40 minutos. Pincha el centro del bizcocho con un palillo. Si sale limpio y seco, ¡está en su punto!
  • Desmolda y deja enfriar sobre una rejilla.
  • Espolvorea con azúcar glass y decora con unas ramitas de canela.

¡Que lo disfrutéis!

Nota: ¿Sabías que el jengibre junto con la canela, son dos de los afrodisíacos naturales más conocidos?

Irresistibles galletas de miel y canela

Galletas

En algunos países las llaman Melitas. Estas sabrosas galletas son muy fáciles de elaborar y por sus ingredientes, tienen muchos beneficios para la salud, especialmente si las cocinamos con productos libres de alérgenos y gluten como El Tigre.

La miel y la canela dos son alimentos muy nutritivos que, si los combinamos bien, nos ayudarán a activar el metabolismo y reducir la ansiedad por consumir azúcares en exceso.

Además, gracias a sus propiedades antioxidantes son un buen remedio de belleza, ya que ayudan a disminuir los daños en los tejidos causados por el paso del tiempo.

¿Estás deseoso de conocer cómo se cocinan? ¡Allá vamos!

Los ingredientes que necesitamos son:

125 ml. de aceite de girasol.

225 gr. de harina.

100 gr. de azúcar.

1 huevo.

65 gr. de miel (preferiblemente orgánica, ya que garantiza un procesado natural).

2 sobres de gasificante “El Tigre” 🙂

1 pizca de sal.

Galletas de miel y canela. 2

Y, a continuación, el proceso:

– Precalentamos el horno a 180º

– En un bol grande colocamos el huevo, el aceite, el azúcar y la miel.

– Mezcla muy bien los ingrediente y a continuación incorporas la harina, la sal y los sobres de gasificante El Tigre, removiendo hasta formar una masa homogénea.

– Con la ayuda de una cuchara vas confeccionando bolitas y las colocas sobre papel vegetal en la bandeja del horno.

– Con las manos las aplastas un poco y horneas unos 10 minutos, hasta que estén doradas y tengan un aspecto inmejorable.

 

Déjalas enfriar y… ¡a comer!

Rosquillas de canela y limón

Rosquillas

¡Que recuerdos de la infancia! Este dulce que nos hacía nuestra abuela y al que ninguno podía resistirse, pequeños y mayores…

¿Os apetece repetirlas? Vamos a preparar uno de canela y limón, ideal para el desayuno o la merienda. ¡O simplemente a cualquier hora de día!

Comenzamos con los ingredientes necesarios:

4 huevos muy frescos.

350 gramos de harina de trigo.

100 gramos de azúcar.

Un vaso de leche tibia.

Aceite de girasol.

Zumo y ralladura de limón.

Dos cucharadas de canela en polvo.

Una cucharadita de aroma de vainilla.

2 sobres dobles de gaseosa “El tigre”

 

¿Tenemos todos los ingredientes? Pues vamos con la preparación:

– En un bol bien amplio, bate los huevos y le añades el azúcar y la ralladura de limón. A continuación vas añadiendo el aceite y el zumo de limón (conseguirás ese toque de sabor ácido tan característico) y mezclas bien todo.

– Seguidamente los sobres de gaseosa “El tigre” y a continuación incorporas la harina muy despacio sin dejar de remover y hasta conseguir una masa compacta.

– ¡Ahora es el momento de ensuciarse las manos! Coloca la mezcla en la encimera y sigue amasando con energía y agregando harina en forma de lluvia hasta que no se pegue a tus manos. Extiende la  masa y deja reposar una media hora, tapada con un paño limpio y seco.

– Transcurrido el tiempo de reposo, forma pequeñas bolas (aprox. 4 cm de diámetro) y con los dedos agujereas el centro dándoles la forma característica de las rosquillas. Ya los tenemos preparados para freír en abundante aceite caliente.

– Una vez doradas, escurrir en un plato con papel absorbente y espolvorear con una abundante mezcla de canela y azúcar.

– En cuanto se enfríen estarán lista para comerlas. ¡Se chuparán los dedos!

El Tigre nos recomienda: Utiliza siempre productos muy frescos.