Entradas

Panecillos sin gluten con El Tigre

¡Hola, hola!

Uno de los puntos fuertes de nuestro producto es que es libre de gluten así que hoy compartimos con todos vosotros una receta en honor a todos los celiacos amigos de El Tigre.

Es verdad que el pan se hace con levadura fresca y que hay que dejar fermentar , etc. Pero una gran amiga, Conchi, nos habló de unos panecillos sin gluten y justamente se hacían con gasificante así que, nos pusimos manos a la obra y probamos la receta. La verdad es que no está nada mal, así que todos aquellos que sufran celiaquía les aconsejamos que prueben esta receta porque es fácil y muy rica. Además con nuestro gasificante podéis estar tranquilos porque es #glutenfree. Todos nuestros productos están exentos de gluten, así como de los 14 alérgenos que contempla la legislación europea, sin que quepa la posibilidad de contaminación cruzada o trazas de ninguna otra materia prima. Además, por su uso como sal de frutas digestiva puede reducir la acidez en el embarazo y combatir el ardor de estómago.

Gracias Conchi por tu receta.

Ingredientes: 

250 gramos de harina sin gluten Gallo para múltiples usos

1 sobre doble de gaseosa El Tigre

187 mililitros de leche templada

1 cucharada de sal

Elaboración:

Mezclamos con el robot de cocina en un bol, la harina sin gluten, el gasificante El Tigre  y la sal. Cuando lo tengamos mezclado hacemos un hueco en el centro y poco a poco vamos vertiendo la leche.

Amasamos todo bien hasta obtener una masa homogénea y sin grumos y dejamos reposar 30 minutos.

Nos humedecemos las manos y vamos haciendo bollos con la masa y colocándolos en la bandeja de horno, sobre un papel vegetal. Deja reposar otros 30 minutos.  Haz unos cortes en la parte superior e introduce en el horno precalentado a 200º durante 25 minutos.

Sácalos y déjalos enfriar sobre una rejilla. Para finalizar puedes espolvorear con harina sin gluten por encima para dar esa sensación más rústica.

Un año de aventura

gaseosas

Como ya de sobra sabréis, nuestro fundador Alejandro Martínez Máñez, en 1915 comenzó a fabricar y comercializar nuestros primeros sobres de gaseosa. En un principio lo hizo en un ámbito local, para, con la llegada de la segunda generación, extenderse a lo largo y ancho del territorio nacional.

A nosotros, la tercera y cuarta generación, nos ha tocado afianzar el liderazgo de esta empresa en un mercado competitivo como el actual. Lo hemos hecho bajo el mismo lema de toda la vida, “tradición y calidad”; y apostando fuerte por la digitalización.

Corría mayo de 2016 cuando decidimos dar un paso adelante en el uso de las nuevas herramientas digitales que nos permiten conectar con el público de una manera más inmediata. Ha llovido mucho desde entonces y este último año hemos hablado de todo un poco. Nos hemos mantenido entretenidos, pues 102 años de historia dan para mucho. Desde las recetas, las vuestras y las nuestras, hasta la más curiosa de las anécdotas relacionadas con la marca.

Hemos visto crecer la comunidad desde el principio, y hasta el número tan elevado de seguidores que tenemos hoy en día y que comparten sus historias con nosotros. Desde los montañeros a los que ayudamos a calmar la sed en el pico más alto a los muchos que tiráis del producto para hacer una buena digestión. Sin olvidarnos, por supuesto, de todos aquellos que tantas recetas habéis compartido con nosotros en nuestra redes.

 

A todos vosotros, GRACIAS. No sería posible sin vosotros. Sois quienes nos motiváis para seguir creciendo y seguir intentando llegar a cada rincón.

Y mientras tanto…

el_tigre_aplicacion_producto_18-min

Si estás sediento y lo que te apetece es un vaso refrescante de gaseosa, nuestra recomendación es utilizar un sobre doble por cada vaso de agua. También con sabor limón y sabor naranja.

Como refresco, podría decirse que está libre de calorías, pues la cantidad de aporte calórico es sólo de 5 kcal. por unidad de consumo.

Disfruta del aperitivo o tómalo después de una comida copiosa. ¡Cómo prefieras!

 

Galletas del amor para San Valentín

italian-biscuit

En las fechas previas a San Valentín la red se llena de recetas originales para celebrar el amor. Nosotros somos más de la teoría de regar el amor con cariño y a diario pero el 14 de febrero nos sirve de excusa perfecta para meternos en la cocina y elaborar recetas ricas y vistosas.

Las galletas de hoy son unas galletas de aceite de oliva y chips de chocolate que hemos hecho en otras muchas ocasiones pero adaptadas para celebrar el Día de los Enamorados. Vamos que lo que hemos hecho es coger un molde de corazón y cortar la masa con él para tener unas deliciosas galletas del amor.

Nos gusta mucho esta receta porque sustituimos la mantequilla por el aceite de oliva virgen extra y el azúcar blanco por el moreno por lo que conseguimos unas galletas mucho más saludables. Y están deliciosas. Sirven también como pastas de té. Los ingredientes son básicos y la elaboración muy sencilla.

Ingredientes:

1 huevo

120 gramos de azúcar moreno

100 mililitros de aceite de oliva virgen extra

1/2 cucharadita de bicarbonato El Tigre

240 gramos de harina

100 gramos de chips de chocolate

Elaboración:

En un bol echamos el huevo y el azúcar y batimos bien. Incorporamos el aceite, la harina y el bicarbonato y mezclamos bien con la ayuda de una espátula. Lo puedes hacer con las manos de forma que vayas amasando pero si no quieres ensuciarte es mejor integrar los ingredientes con la espátula y cuándo obtengas una masa manejable ya puedes seguir amasando con las manos.

Añade los chips de chocolate y ahora sí, con las manos, vete mezclando y amasando. Extendemos la masa con la ayuda de un rodillo dejando un grosor de un centímetro aproximadamente y con la ayuda de un molde en forma de corazón vas cortando las galletas.

En una bandeja de horno, pon una lámina de papel vegetal y vete poniendo las galletas con cuidado de que no se rompan. Precalienta el horno a 180 º e introduce las galletas. En 12 minutos las tendrás listas.

Deja que se enfríen antes de probarlas y disfruta del…

¡AMOOOOR!

Bica blanca de laza. El bizcocho con sabor gallego.

bizcocho

Nos encanta hacer este tipo de recetas, esas que desprenden sabor a tradición, a hecho con amor y ternura. Recetas capaces de trasladarte en el tiempo con un solo bocado. Es increíble cómo en el momento que se empieza a cocinar, el aroma ya te llena de recuerdos la memoria. Pues eso nos pasa a nosotros con la bica gallega. Esta delicia de bizcocho con sabor a mantequilla nos traslada a aquellas vacaciones que pasamos recorriendo las Rías Bajas. Descubrimos lugares espectaculares, gente maravillosa y gastronomía deliciosa.

La bica es un bizcocho muy jugoso y esponjoso con un sabor suave a mantequilla. Su miga es más consistente y con una tonalidad más clara de lo habitual, debido a la nata y la mantequilla que se utiliza en su preparación. Vamos a ello, solo deciros que os animéis a probar un pedacito de Galicia a través de uno de sus dulces más tradicionales.

Ingredientes:

400 gramos de harina de trigo

200 gramos de mantequilla

200 gramos de azúcar

200 mililitros de nata líquida

4 o 6 huevos (depende del tamaño)

1 sobre doble de gaseosa El Tigre

Preparación:

En un bol echamos la mantequilla y la dejamos que coja temperatura ambiente. Añadimos el azúcar y batimos con ayuda de una varilla. A continuación vamos añadiendo los huevos de uno en uno y batiendo entre uno y otro hasta que quede todo bien mezclado. Añadimos la mantequilla y volvemos a mezclar.

En otro bol tamizamos la harina y añadimos el sobre doble de gaseosa El Tigre . Unimos ambas mezclas y batimos mucho, es necesario que quede bien batido.

receta-cuatro-cuartos-chocolate-5

Precalentamos el horno a 180º, introducimos la masa en un molde rectangular y espolvoreamos con bastante azúcar y metemos en el horno durante unos 40 minutos. Para comprobar que la bica está bien cocinada, introducimos un palillo en el centro y si sale seco ya está lista.