Entradas

Muffins de chocolate

Hola, hola amigos.

Hoy compartimos con vosotros una de esas recetas que no podemos esperar a que se enfríe para degustarla y es que… cuando algo lleva chocolate nos derretimos, y si encima lo lleva por partida doble, como son estos muffins, no dejamos ni las migas.

La elaboración es muy rápida, así que ahí estábamos delante del horno, mirando por la ventanita y esperando, y de repente, pi, pi, pi, el horno nos avisa de que el tiempo de cocción se ha completado.  ¡Qué maravilla!¡Qué aroma tan delicioso! Buenos no os hacemos esperar más, ahí va la receta y sus ingredientes.

Ingredientes:

115 gramos de mantequilla

150 gramos de chocolate negro para fundir

150 gramos de chips de chocolate

325 gramos de harina

3 huevos

180 gramos de leche

Dos sobres dobles de gaseosa El Tigre

125 gramos de azúcar  moreno

 

Elaboración:

Lo primero que tenemos que hacer es derretir la mantequilla junto con el chocolate negro en un cazo y a fuego lento para que no se nos queme. Para facilitar el proceso es recomendable trocear finamente el chocolate.

Precalentamos el horno a 180 º.

Vertemos la mezcla de chocolate y mantequilla en un bol y añadimos el azúcar. Batimos enérgicamente con la ayuda de las varillas, añadimos los tres huevos y volvemos a batir con las varillas.

Posteriormente, añadimos la harina y el gasificante El Tigre y removemos para integrar bien los ingredientes. En este paso obtenemos una masa muy espesa, no te preocupes, añadimos la leche y volvemos a batir hasta que se quede una masa homogénea. Por último, echamos los chips de chocolate y con la ayuda de una espátula removemos bien para que se queden repartidos por toda la masa.

En una bandeja especial para muffins ponemos los envoltorios y vertemos la masa. Llevamos al horno durante 25 minutos y listo.

 

Esperamos que os animéis a hacer estos riquísimos muffins y los disfrutéis.

Bizcocho de naranja con Thermomix y El Tigre

Bizcocho de Naranja Gaseosas El TIgre

Hace ya tiempo que queríamos hacer una receta con la ayuda de nuestra Thermomix. Realmente es una experta en la repostería y consigue unas masas muy esponjosas y ligeras. Nos hemos decidido por un clásico, el bizcocho de naranja. Es una receta muy sencilla, solemos tener todos los ingredientes necesarios en casa y, lo más importante, el bizcocho resulta delicioso.

Con la ayuda de nuestro amigo El Tigre y la batidora de la thermomix, conseguiremos una textura espectacular, esponjosa y muy agradable al paladar.

Os animamos a probarla ya, eso si, ¡adiós operación bikini! … es un vicio y no podréis parar.

 

Los ingredientes son básicos, es raro que no los tengas en casa, así que en cualquier momento puedes hacer este rico bizcocho y sorprender a familia y amigos.

Ingredientes:

1 naranja de zumo  sin pelar, partida en cuartos

250 gramos de azúcar

3 huevos grandes

100 gramos de aceite de girasol

130 gramos de nata líquida para montar

250 gramos de harina de repostería

2 sobres dobles de gaseosa El Tigre

1 pellizco de sal

Preparación:

Precalentamos el horno a 180 grados.

Echamos la naranja con piel y cortada en cuartos en el vaso de la thermomix, añadimos los tres huevos e incorporamos el azúcar. Programamos la thermomix 3 minutos, temperatura 37º y velocidad 5.

Añadimos el aceite y la nata de montar y programamos 5 segundos a velocidad 4.

Incorporamos la harina, los dos sobres dobles de gaseosa El Tigre y el pellizco de sal. Programamos 15 segundos a velocidad 3.

Antes de verter la masa en el molde os recomendamos poner un papel vegetal y así es más fácil desmoldar una vez esté frío.

Echamos una generosa capa de azúcar por encima y lo metemos en el horno durante 35-40 minutos a 180 º. Cuando acabe el horneado y haya perdido calor, podemos desmoldar y servir.

¡Ya tenemos listo nuestro bizcocho de naranja! Esperamos que os encante tantísimo como a nosotros.

Bizcocho

 

Un año de aventura

gaseosas

Como ya de sobra sabréis, nuestro fundador Alejandro Martínez Máñez, en 1915 comenzó a fabricar y comercializar nuestros primeros sobres de gaseosa. En un principio lo hizo en un ámbito local, para, con la llegada de la segunda generación, extenderse a lo largo y ancho del territorio nacional.

A nosotros, la tercera y cuarta generación, nos ha tocado afianzar el liderazgo de esta empresa en un mercado competitivo como el actual. Lo hemos hecho bajo el mismo lema de toda la vida, “tradición y calidad”; y apostando fuerte por la digitalización.

Corría mayo de 2016 cuando decidimos dar un paso adelante en el uso de las nuevas herramientas digitales que nos permiten conectar con el público de una manera más inmediata. Ha llovido mucho desde entonces y este último año hemos hablado de todo un poco. Nos hemos mantenido entretenidos, pues 102 años de historia dan para mucho. Desde las recetas, las vuestras y las nuestras, hasta la más curiosa de las anécdotas relacionadas con la marca.

Hemos visto crecer la comunidad desde el principio, y hasta el número tan elevado de seguidores que tenemos hoy en día y que comparten sus historias con nosotros. Desde los montañeros a los que ayudamos a calmar la sed en el pico más alto a los muchos que tiráis del producto para hacer una buena digestión. Sin olvidarnos, por supuesto, de todos aquellos que tantas recetas habéis compartido con nosotros en nuestra redes.

 

A todos vosotros, GRACIAS. No sería posible sin vosotros. Sois quienes nos motiváis para seguir creciendo y seguir intentando llegar a cada rincón.

Y mientras tanto…

el_tigre_aplicacion_producto_18-min

Si estás sediento y lo que te apetece es un vaso refrescante de gaseosa, nuestra recomendación es utilizar un sobre doble por cada vaso de agua. También con sabor limón y sabor naranja.

Como refresco, podría decirse que está libre de calorías, pues la cantidad de aporte calórico es sólo de 5 kcal. por unidad de consumo.

Disfruta del aperitivo o tómalo después de una comida copiosa. ¡Cómo prefieras!

 

Pan Tigre de Holanda

pan

Sí, habéis leído bien. En Holanda hay una especialidad de pan que lleva nuestro mismo nombre, ¡asombroso! ¿Verdad?

Se trata de un pan muy joven que empezó a cocinarse en el año 1970 y cuyo nombre viene asociado al aspecto de su corteza, como puede apreciarse. Toma este aspecto gracias a la cobertura hecha con una pasta de harina de arroz que al hornear se quebranta y se abre.

Tiene un sabor incomparable a cualquier otro pan, con una mezcla dulce y algo picante, por uno de sus ingredientes, el aceite de sésamo. En el interior, una miga muy jugosa con un singular sabor.

Además, “El Tigre” y su gasificante nos van a echar una mano. Su efecto efervescente dentro de la masa, no necesita tiempo de leudado porque su acción es inmediata. En cuanto entra en el horno y toma contacto con el calor se produce la reacción dentro de la masa.

¿Habías visto un pan más singular?

Ingredientes para la masa:

400 gramos de harina

150 ml de leche tibia

2 sobres dobles de gasificante “El Tigre”

Una pizca de sal

30 ml de aceite de sésamo

Ingredientes para la cobertura:

100 gramos de harina de arroz

100 ml de agua tibia

1 sobre de gasificante “El Tigre”

10 gramos poco de azúcar

15 ml de aceite de sésamo

Una pizca de sal

Y seguimos con la elaboración…

  • En un recipiente grande, vierte la harina en forma de volcán y añade el resto de los ingredientes en el centro. Mezcla bien y coloca encima de una superficie plana, limpia y previamente espolvoreada con un poco de harina.
  • Amasa durante unos 10 minutos. La masa debería notarse suave y uniforme.
  • Posteriormente, divídela en cuatro partes iguales (unos 100 gr. aproximadamente cada uno) y después de amasar cada parte por separado forma unas bolas con ellas y reserva.
  • Ahora vamos a preparar la cobertura. En un bol mediano, pon todos los ingredientes y mezcla bien. Debería quedar una textura tipo puré. Cubre bien el recipiente y reserva en frio, unos 20 minutos.
  • Precalienta el horno a 220ºC
  • Remueve de nuevo un poco la cobertura y viértela por encima de cada una de las bolas de masa. Ayúdate de un pincel para que los bordes queden bien cubiertos.
  • Introducimos los panes en el horno a media altura e introduce un recipiente adecuado para el horno, con un poco de agua para mantener la humedad. Pasados unos 12 minutos, abre la puerta del horno ligeramente para liberar el vapor que se ha formado; vuelve a cerrar la puerta y baja la temperatura a 190º.
  • Sigue horneando y transcurridos unos 20 minutos, retira los panes del horno y colócalos en una rejilla para que enfríen.

Habrás podido observar que la masa se seca y se agrieta durante la cocción, creando un efecto en dos tonos que recuerda a la piel de un tigre.

Esperamos que a todos les guste esta variedad de pan tan original.

¡Qué aproveche!

Oda a las burbujas

el_tigre

Bien es sabido que hubo en España gran tradición de hacer gaseosas. País caluroso, industria barata. Servían para endulzar el vino cosechero, así, el que no las usaba para un bizcocho, disfrutaba nuestras gaseosillas en forma de refresco. Gustaba a niños y a viejos, como las burbujas.

Por eso no es extraño que uno de los anuncios más esperados cada año sea el de Freixenet, con su magia y la sorpresa de quién será el famoso protagonista. Precisamente este año, esa sorpresa no será tal, pues anunciaban hace unos días que repetirán la emisión del año anterior. Las integrantes del equipo español de gimnasia rítmica, tras la plata conseguida en Río 16′, se han ganado al renovación. Así lo explicaba el Director de Comunicación de la empresa:

“Estas burbujas fueron muy entrañables, trabajaron con profesionalidad y entusiasmo y quedamos muy enamorados de ellas, como burbujas y como personas.”

Sea con cava o con gaseosa, tiene algo de hipnótico ver cómo van formándose estas pequeñas burbujas y ascendiendo por la copa, aumentando de tamaño según van subiendo. Aunque eso se debe más a la ciencia que a la magia.

Donde sí hay magia de ilusión es en esa niña que juega con burbujas de jabón, con colores a su alrededor:

Van las burbujas libres al viento,

van agrupadas en filas y cientos.

¿Se van al espacio,

o a un libro de cuentos?

Poesía y burbujas van de la mano. Desde los versos de Calderón de la Barca, “éstas que fueron pompa y alegría”, hasta los de Paul Morand publicados en Caiers des Saisons en otoño del 62′:

Pero primero, abre tu camino hacia el aire,

deslízate por senderos ondeados

hasta el techo de agua, por donde pasa la cabeza,

acompañado por fuegos artificiales de burbujas.

Otro poeta y escritor, Borges, dijo que siempre fue tímido, pero que la fama le trajo desparpajo. Y no dudó en utilizar ese desparpajo para atizar a cualquiera. “No sabía que Manuel tuviera un hermano”, comentó con desdén sobre Antonio Machado. De Gardel opinaba que creaba “miserias y sensiblerías”. Y también tuvo para las greguerías de Gómez de la Serna, de las que dijo que no eran más que la estupidez de “pensar en burbujas”.

Como podéis ver, las burbujas dan para mucho. Las hay económicas, que suelen traer problemas, o burbujas de amor, que diría Juan Luis Guerra. Burbujas de tierra que hacen los bichos bola o el plástico de burbujas que tan felices hace a algunos. En cualquier caso, nosotros nos quedamos con las burbujas de nuestras gaseosillas, ¡a disfrutar!