Entradas

Gastroandalusí y la Ruta de los Nazaríes

Sin la incorporación del Reino de Granada en el siglo XV, nuestra historia se habría quedado incompleta. En todos los lugares me han querido mucho, pero ya sabéis que mi historia con el sur, es una historia de amor. Un idilio que viene de lejos, y con un sabor especial: “Lo que no se arregla con gaseosilla El Tigre, es mortal de necesidad”. Hoy nos detenemos en la Ruta de los Nazaríes, que se dedica precisamente a los protagonistas de tan importante capítulo, concretamente, a su paso por Úbeda. Os presentamos el blog de cocina Gastroandalusí.

Se trata de un blog que no crece gracias a un solo cocinero. En él podemos encontrar la sabiduría de tres generaciones de recetas, y descubrir, a través de ellas, el origen y la evolución de esta peculiar familia. Estos son sus miembros:

Mama Manola, orgullosa abuela de cinco nietos y el corazón de Gastroandalusí. Luis S.G., apasionada de las plantas y la flores, representa el carácter y la fuerza del blog. Ramón, que es la base, el muso y el espíritu de este blog. Además según leemos, es el probador oficial de las recetas. Al frente de todos ellos, está el sentimiento y la sensibilidad de Gastroandalusí, Conxy Jiménez.

Roscos de vino de marcela, ilustraciones recetas

Además de las riquísimas recetas, lo que tiene este blog de particular son las ilustraciones con las que la propia Conxy las acompaña. En su blog nos cuenta que comenzó desde pequeña a dibujar en un cuaderno los bocetos de las recetas y viajes de la familia, y ahora comparte todo eso con sus seguidores en las redes.

Nosotros en particular, nos quedamos con los papajotes dulces de Jaén y con los tradicionales roscos de vino, al estilo Marcela. Un saludo desde aquí y enhorabuena por el éxito.

 

 

 

 

 

Pan árabe o Pan de Pita y gasificante El Tigre

pita

El pan árabe o pan de Pita es una variedad de pan cocido en las paredes del horno, de consumo en el mediterráneo oriental y, especialmente en los países árabes. Una de sus características, es plano y hueco en el centro, lo que permite ponerle el relleno que más te apetezca. Además, es muy bajo en grasas y puede comerse para acompañar cualquier tipo de plato. Aunque, hay que ser sincero…Si lo pruebas recién horneado, ¡te derrites! Está delicioso, no necesita nada más.

Su nombre procede del griego moderno y se traduce como, “pastel” o “pan”. En esta ocasión lo vamos a preparar con nuestra Agua de Soda Salina “El Tigre”. Este compuesto, excepcionalmente, contiene en el mismo sobre, el gasificante (bicarbonato sódico) y el acidulante (ácido tartárico). El ácido tartárico es un conservante natural que se usa en la industria alimentaria como corrector de la acidez en vinos. En este caso es perfecto para el resultado que buscamos en nuestro Pan de Pita.

Los ingredientes que necesitamos son:

600 gramos de harina

300 ml de agua

un vaso de aceite de oliva Virgen

1 sobre de gaseosa “El Tigre”

1 cucharadita de sal

Y comenzamos con la elaboración:

Vierte todos los ingredientes en un cuenco grande y amasa unos 10-12 minutos, hasta que se despegue de manera fácil del recipiente. Reserva unos 30 minutos. Transcurrido el tiempo, extiende la mezcla en una superficie, limpia y seca. Divides en porciones del tamaño de una pelota de tenis. Dales forma redondeada y plana. Enharínalos levemente por la superficie, cubre con un paño seco y deja reposar unos pocos minutos.

Introduce los panecillos en el horno con la bandeja precalentada a 220ºC, unos 10-12 minutos. El propio calor de la placa sellará la superficie de los panes y, a los pocos minutos, el agua del interior se convertirá en vapor de agua al no poder salir (por el sellado), lo que provocará que el pan se hinche formando una bola hueca. Retira del horno apenas comience a dorarse. Si sobran, puedes congelarlos y cuando los necesites, bastará con un golpe de horno. Sólo queda rellenarlo al gusto o utilizarlo, como acompañamientos de vuestros platos favoritos. Te mostramos algunas ideas.

¿Qué te ha parecido? Más fácil y rápido imposible…

 

Con Pollo y verduras al horno…

 

Con atún, espinacas frescas y tomate…

Captura de pantalla 2016-08-18 a las 14.12.36

Pita con verduras salteadas y queso fresco…

Captura de pantalla 2016-08-18 a las 14.12.46

O sencillo como este, jamón York braseado al horno y queso…

Captura de pantalla 2016-08-18 a las 14.12.56

Y, ¡a disfrutar del verano!

Ultramarinos, qué lugares (II)

ultramarinos

De la misma manera que hay productos de toda la vida, también quedan todavía algunos de esos locales que son el emblema de un barrio. Un par de meses atrás, nos metíamos en la despensa del más antiguo de España, que fue fruto del amor entre un francés y una señora oscense. También el amor está detrás de la historia de otra pequeña tienda de comestibles en la ciudad de Málaga.

Mari Carmen Rodríguez, además de mucha sensibilidad y un trato exquisito con la clientela, tenía un despacho de huevos de gran éxito en Málaga, en el Centro Histórico. Zoilo Montero era un joven sevillano que llegó a Málaga siendo un chiquillo de 14 años para empezar a repartir comestibles en bicicleta. Trabajaba en una pequeña tienda familiar en Málaga, en el Centro Histórico. Así se conocieron.

A mediados del siglo pasado, tras terminar el servicio militar, Zoilo aprovechó la oportunidad y se hizo con la tienda. “Vino uno que quería traspasarla y me dije, para eso me la quedo yo”. Así fue como Ultramarinos Álvarez, gestionado por diferentes familiares durante años y conocido como Florido antes de la guerra, pasó a llamarse Ultramarinos Zoilo, actual nombre del conocido negocio que da a la Iglesia de Santiago, donde fue bautizado Picasso.

ultramarinos zoilo color

Se trata de una de esas pequeñas tiendas de toda la vida en las que, en cuanto pones un pie dentro, no quieres salir. Es como si te hipnotizara el orden y la gran cantidad de productos expuestos. Allí dentro está todo “bien colocadito”, porque “toda la vida se ha hecho así y porque es lo que le gusta al público”. “Aunque yo lo que quiero es que compren, y no que les guste” confiesa Zoilo entre risas.

En este tipo de tiendas se cuida mucho el producto local, y en este caso, se le da mucha preferencia al producto de Málaga. Como el salchichón de Málaga, que es un salchichón blando. O las pasas, higos secos o borrachuelos, que tanto gustan a nuestro protagonista. Él sin embargo, recomienda el Chorizo de Ronda, “que es riquísimo”, y que se puede tomar tal como viene, asarlo un poco o echarlo a unas lentejas. “De todas formas está exquisito”.

 

-¡Seguro que sí Zoilo. Además, después de una comida copiosa, como estas que dices, siempre podemos tomar una gaseosilla El Tigre para quedar como nuevos! Ya sabéis, lo que no se arregla con gaseosilla el Tigre es mortal de necesidad.

 

Las originales cookies de chocolate americanas

Cookies

Hoy vamos a preparar las típicas galletas americanas “Cookies”, pero siempre con nuestro producto estrella, ¡gasificante “El Tigre”! Con dos sobres, el de las estrellitas con el gasificante (bicarbonato sódico con un poco de sacarina) y el blanco con el acidulante (ácido cítrico), para cumplir la función de impulsor químico. De esta forma, separados, se evita que la reacción se produzca antes de tiempo y conseguimos las mejores condiciones para nuestras cookies.

Estas galletas son grandes, irregulares y con trocitos de chocolate. Son fáciles de preparar y “si sobran”, puedes guardarlas en un recipiente hermético, aguantarán durante bastante tiempo.

Este clásico de la repostería americana ya se ha extendido al resto del planeta, y se puede también elaborar sustituyendo el chocolate por otros alimentos como frutos secos o incluso chucherías; sin embargo no olvidemos que, con chocolate suelen ser las favoritas de los niños.

¡Atención golosos! Vamos con la receta.

Ingredientes:
500 g de harina.
250 g chips de chocolate
175 g de mantequilla (temperatura ambiente).

200 g  de azúcar moreno

100 g  de azúcar blanco
1 sobre doble de gasificante “El Tigre.
1 huevo entero
1 yema de huevo
Una cucharadita de vainilla en polvo.

Preparación:

  • Precalienta el horno a 160ºC.
    · En un recipiente  mezcla la harina, la sal y el gasificante. Reserva.
    · En un bol, mezcla la mantequilla con el azúcar y bate bien.
    · Agrega el huevo, la yema de huevo, una cucharadita de vainilla y sigue mezclado hasta que se integren bien todos los ingredientes.
    · A continuación, coge la mitad de la mezcla de harina e incorpora. Bate hasta que esté bien combinado y procede de igual forma con el resto de la harina.

 

SONY DSC

  • Por último, puedes agregar el chocolate y remover hasta incorporarlo bien.
    · Con la ayuda de una cuchara vas colocando la masa, en forma de bolas, en la bandeja del horno. Mantén las porciones separadas porque estas galletas se extienden mucho.
  • Hornea a 160ºC de 15 a 20 minutos ( o cuando veas que se han dorado los bordes).

Deja enfriar bien en la propia bandeja para para que no rompan al retirarlas.

Estas cookies son tan grandes que, con una ya quedas satisfecho. Anímate a probar diferentes combinaciones: chocolate blanco en lugar de negro, sustituir por nueces troceadas, pasas, etc…

La base es igual para hacer cualquier tipo de cookie.

¡Que las disfrutéis!

Cookies americanas. 3

Facilitando la digestión de las legumbres

Muchos profesionales de la medicina ven en el bicarbonato de sodio, un complemento para muchos de nuestros tratamientos, una panacea muy asequible y práctica.

Todos sabemos que tomar un poco de bicarbonato, disuelto en agua, es el mejor remedio para ayudarnos en la digestión. Después de una comida copiosa, o de comer determinados alimentos, es bastante habitual sentir acidez y un malestar que podemos evitar tomando este compuesto que descompone las grasas y neutraliza el exceso de ácido.

Sin embargo, ¿qué sucede cuando, además, esta comida está elaborada con legumbres?

Las legumbres son ricas en proteínas, hidratos de carbono, fibra, vitaminas y minerales. Tienen un índice muy bajo en glucemia y un promedio de 300 calorías por cada 100 gramos, lo que convierte este plato en alimento altamente nutritivo. Pero, a pesar de todos los beneficios, a menudo es responsable de provocarnos hinchazón abdominal y gases. En ocasiones optamos por eliminarlos de nuestra dieta y es un grave error.

¿Cómo podemos evitar esta molestia?

El problema son los oligosacáridos, moléculas que no se digieren normalmente, se quedan acumuladas en el intestino grueso donde fermentan por las bacterias depositadas en el mismo (lo que hace que se sume el olor pestilente).

El truco más antiguo y a la vez más efectivo, es añadir una cucharada de bicarbonato “El Tigre” al agua de cocción y antes de incorporar las legumbres. Además, también ayudará a que la cocción sea más rápida.

Se han acabado esas situaciones incómodas después de un buen plato de judías pintas o garbanzos…

¡Pruébalo y ya nos contarás!