Entradas

Sin gluten y para celíacos

gluten free

El único tratamiento eficaz para la Enfermedad Celiaca es una dieta sin gluten para toda la vida. El gluten es una proteína que se encuentra en la semilla de cereales como trigo, cebada, centeno y derivados y posiblemente avena. Carece de valor nutricional pero tiene un alto valor tecnológico. Es el responsable de la elasticidad de la masa de harina, confiriendo la consistencia esponjosa de panes y masas horneados.

Últimamente la frase “sin gluten pero no para celíacos” empieza a ser algo más que habitual. Resulta que ahora “sin gluten” es “sin gluten pero con matices”, y los matices son que si no puedes comer gluten, no es seguro para ti.

Todos nuestros productos están exentos de gluten, así como de los 14 alérgenos que contempla la legislación europea, sin que quepa la posibilidad de contaminación cruzada o trazas de ninguna otra materia prima. Además, por su uso como sal de frutas digestiva puede reducir la acidez en el embarazo y combatir el ardor de estómago.

Así que ya sabes, para tus recetas, mejor con El Tigre. Y si eres celíaco, no tienes de qué preocuparte.

el_tigre_aplicacion_producto_04-min

Recuerda que también puedes utilizarlo como refresco. Podría decirse que está libre de calorías, pues la cantidad de aporte calórico es sólo de 5 kCal por unidad de consumo.

Si estás sediento y lo que te apetece es un vaso refrescante de gaseosa, nuestra recomendación es utilizar un sobre doble por cada vaso de agua. También con sabor limón y sabor naranja.

Disfruta del aperitivo o tómalo después de una comida copiosa. ¡Cómo prefieras!

Beneficios de la carbonatación

el_tigre

No es ningún secreto que el agua constituye aproximadamente el 60% del peso corporal y que es, por tanto, indispensable para la vida. La hidratación, pues, no es un asunto baladí. No obstante, hay quien aborrece el agua y prefiere el uso de refrescos, por lo general azucarados, para calmar la sed.

Motivos hay unos cuantos. Tienen un buen sabor, están por todos lados y su alto contenido en cafeína crea adicción. Pero claro, todavía son mayores los motivos por los que evitar abusar de este tipo de refrescos: aumento de peso y obesidad, diabetes, debilitamiento de los huesos, osteoporosis o el problema de las caries y la erosión dental, por nombrar algunos.

el_tigre_aplicacion_producto_08-min

El agua carbonatada es buena para la hidratación, además, también es conveniente que el agua proporcione las sales minerales que necesita nuestro organismo. Nuestros sobres de gaseosa en polvo mineralizan el agua gracias a la mezcla de bicarbonato sódico y ácido cítrico, si bien el agua efervescente cuenta con un efecto hidratante menor que el mismo volumen de agua sin gas. De todos modos, el sabor y la textura del agua carbonatada puede conducir a que una persona beba un volumen mayor de agua efervescente comparado con el que hubiera consumido de agua sin gas. La carbonatación es una forma de incrementar el interés del consumidor con respecto a beber agua.

Bien es sabido que hubo en España gran tradición de hacer gaseosas. País caluroso, industria barata. Servían para endulzar el vino cosechero, así, el que no las usaba para un bizcocho, disfrutaba nuestras gaseosillas en forma de refresco. Gustaba a niños y a viejos. El consumo de esta bebida en polvo es casi desconocido para las nuevas generaciones, pero los sobrecillos aún siguen vigentes. Como sabéis, vienen presentados en un sobre doble. Uno contiene el ácido cítrico y otro el bicarbonato sódico. Y es mucho más saludable que cualquier refresco.

el_tigre_aplicacion_producto_04-min

¿Cómo actúa el bicarbonato de sodio en el cuerpo?

El bicarbonato sódico es un compuesto sólido cristalino de color blanco y disoluble en agua. Una mezcla salina con propiedades tanto ácidas como básicas y que actúa como tampón químico. Su fórmula química es NaHCO3 y se puede encontrar como mineral en la naturaleza o producirse artificialmente.

Se trata de una sustancia química que puede reaccionar con pequeñas cantidades de ácido, ayudando a prevenir los cambios en el pH (donde éste es una medida de solución de acidez).

Para mantener sana la salud celular y torrente sanguíneo, es muy importante que el pH permanezca relativamente constante.

Nuestro cuerpos aloja gran cantidad de bacterias y hongos que viven, crecen y sobreviven cordialmente cuando nos alimentamos y vivimos de forma saludable. Sin embargo, pueden convertirse en algo maligno cuando alteramos su hábitat. Esta perturbación puede ser debida al consumo desmesurado de azúcares o hidratos de carbono, o por la ingesta de aguas contaminadas, medicamentos, etc.

El equilibrio del pH es clave para disfrutar de una buena salud, es muy importante identificar si hay peligro de acidez elevada para no poner en riesgo nuestra salud.

El pH mide la alcalinidad de una sustancia (de 0 a 14). Si el pH es 7, se considera neutro. Cuando es superior a 7 es alcalina pero, si por el contrario es inferior, se convierte en ácida. La medida perfecta, para que nuestro organismo trabaje correctamente, está en mantenerlo entre el 7,35 y el 7,45. De esta manera conseguimos tener un pH equilibrado.

Los malos hábitos alimenticios y el estilo de vida poco saludable, son a menudo los causantes de este desequilibrio. Si es más ácido que alcalino, puede provocar que el cuerpo deje de eliminar toxinas y se produzca una mala absorción de los nutrientes.

Por este motivo, es importante tomar medidas al respecto y buscar la forma de alcalinizar nuestro cuerpo para equilibrarlo.

¿Sabías que el bicarbonato de sodio es una opción estupenda para alcalinizar tu cuerpo?

Cuando el nivel de acidez de nuestro cuerpo es elevado es más propenso a enfermar y contraer patologías crónicas como la diabetes, artritis, alergias u osteoporosis entre otras. Al alterarse el pH la sangre reacciona y puede ocasionarnos algunas molestias como, dolor de cabeza, problemas digestivos, un descenso de mineralización en las uñas, el cabello, etc.

El bicarbonato de sodio nos ayuda a equilibrar los niveles”. Cuando practicamos algún ejercicio físico, nuestro cuerpo nos pide más oxígeno del que habitualmente tenemos y , como respuesta quemamos ácido láctico produciéndose un desequilibrio del pH en las células musculares, descendiendo a niveles más bajos de lo normal. Como resultado, los músculos pierden la habilidad de contraerse y recuperarse, provocando una fatiga y un dolor que, sin duda, todos hemos padecido.

El bicarbonato sódico tiene una concentración de pH de 8,4, siendo de gran ayuda para elevar los niveles y llevarlos al nivel neutro, 7. Tiene muy pocos efectos adversos y si muchos beneficios para los deportistas. Por supuesto, ¡siempre sin abusar!

– Una cantidad adecuada de bicarbonato de sodio tomada en el marco de una rutina de ejercicios apropiada, no solo es útil sino muy recomendable –

Aquí tenemos algunas otras recomendaciones:

· Aumenta el consumo de frutas y verduras, preferiblemente de hoja verde y cruda. Incluye en tu dieta los cereales, las algas y todos los alimentos de origen vegetal combinándolo con pequeñas porciones de alimentos de origen animal. Evita al máximo el consumo de fritos y alimentos procesados.

· Limpia tu hogar con productos naturales como el bicarbonato de sodio, el limón y el vinagre.

· Bebe diariamente un vaso de agua con una cucharadita de bicarbonato de sodio.

Con la ayuda de “El Tigre”, nuestra vida cada día más fácil y saludable.

Pierniki. Las galletas de jengibre típicas de Polonia

 

Este delicioso postre es originario de la ciudad de Toru?, hermosa ciudad medieval y donde nació Nicolás Copérnico.

Es algo parecido a un pan de jengibre, con muchos siglos de tradición porque su preparación data del siglo XIII. Es un producto que se vende o regala como souvenir y tiene infinidad de formas y presentaciones.

Es una receta un tanto laboriosa, sin embargo, el resultado merece la pena. Todos sus ingredientes son muy saludables y con la variedad de especias, le añades propiedades muy beneficiosas para el organismo. Además, como siempre le hemos añadido nuestro gasificante libre de alérgenos, convertirá nuestras galletas en un auténtico “manjar de dioses”.

¡Por cierto! Una de las variedades más populares, es la de chocolate… Ciertamente, “lo tienen todo”.

Los ingredientes son bastantes y además muy variados pero, sin duda no te arrepentirás…

Para la masa necesitaremos:

100 gramos de miel

120 gramos de mantequilla a temperatura ambiente.

130 gramos de azúcar en polvo

2 huevos enteros

350 gramos de harina de vaso de harina de trigo

2 sobres dobles de gasificante “El Tigre”

1 cucharada de Pan de Jengibre

1 cucharadita de cacao en polvo (opcional)

Seguro que te has preguntado ¿qué es el Pan de Jenjibre? Ahí va la solución…

 

Ingredientes para la elaboración del Pan de Jenjibre:

20 gramos de jengibre seco.

15 gramos de clavo.

15 gramos de pimienta negra.

10 gramos de nuez moscada.

50 gramos de corteza de canela.

20 gramos de semillas de cardamomo.

5 gramos de anís.

Es necesario moler todos los ingredientes en un molinillo o con un mortero.

Y ¡listo! Ya tenemos el Pan de Jenjibre preparado para añadir a la masa.

Y para los adornos:

Chocolate líquido.

Nueces.

Almendras en copos.

Coco.

¡Vamos con la preparación!

· Mezcla todos los ingredientes y amasa hasta que consigas una consistencia elástica.

Corta en trozos de unos 2 cm, y despliega la masa con un rodillo hasta conseguir un grosor de unos 3 mm.

Recorta en diferentes formas o, según los moldes que tengas (corazones, estrellas, redondas, etc…). Colócalas en una fuente de horno y sobre papel de hornear.

Precalienta el horno a 180º y hornea las pastas durante unos 10 minutos.

Transcurrido el tiempo, retira del horno y déjalas enfriar sobre una rejilla. Reserva.

Decora con chocolate derretido, con golosinas y con lo que queráis, todas están riquísimas…
– Verás como los peques de la casa se apuntan a la decoración, es la parte más divertida… –

 

Bicarbonato y deporte

bicarbonato

La fatiga muscular causada por el ejercicio de alta intensidad se puede reducir mediante la ingesta de bicarbonato porque puede ayudar a equilibrar la acidosis causante de la fatiga y ayudar al cuerpo a recuperarse”.

Durante las prácticas deportivas y el ejercicio, especialmente de alta intensidad, los músculos requieren cierta cantidad de energía complementaria gracias a un proceso químico en el que el cuerpo convierte ciertos carbohidratos en ácido láctico, acumulándose este, dentro de las células musculares ocasionando la fatiga.

Para reducir esta cantidad de ácido láctico, el cuerpo libera su abastecimiento natural de carbonato e intenta neutralizar el efecto. A pesar de todo no es suficiente, al restringir esta cantidad de ácido debería aminorar la fatiga y el atleta poder acelerar la velocidad.

Esa sensación de “quemazón” muscular intensa impide seguir contrayendo los músculos con eficacia y la intensidad cae en picado, situación que se genera en aquellas disciplinas donde se requiere un esfuerzo de alto grado.

Una dosis de bicarbonato (entre 60-90 minutos previo a la competición) actúa como agente alcalinizante, reduce la acidez en sangre y, como resultado, retrasa la aparición de fatiga.

Estudios entre un grupo de atletas de élite, han demostrado mejoras significativas tanto en trabajo como en poder durante el ejercicio de alta intensidad de 60 segundos de duración. La ingesta de bicarbonato de sodio en la prueba experimental tuvo el efecto deseado de elevar los niveles sanguíneos de bicarbonato 60% por encima del valor de bicarbonato en reposo. Sin embargo, la mejora es más significativa en competiciones de corta duración, entre 1 y 7 minutos, carreras de 400 hasta 1500 metros, en la natación de 100 a 400 metros, el sprint en el ciclismo y algunos más como kayak, remo o canoa. En general, deportes con intervalos que requieran alta intensidad.

Investigaciones de la Universidad de Loughvorough, en el Reino Unido, concluyeron que el bicarbonato de sodio puede ayudar a mejorar las capacidades aeróbicas. En concreto, la investigación descubrió que en una competición de natación 9 nadadores que habían tomado bicarbonato de sodio mejoraron sus marcas.

Aunque estas mejoras parecen a simple vista insignificantes, para el atleta (estamos hablando de fracciones de segundo) en competición son consideradas un gran logro.

Facilitando la digestión de las legumbres

Muchos profesionales de la medicina ven en el bicarbonato de sodio, un complemento para muchos de nuestros tratamientos, una panacea muy asequible y práctica.

Todos sabemos que tomar un poco de bicarbonato, disuelto en agua, es el mejor remedio para ayudarnos en la digestión. Después de una comida copiosa, o de comer determinados alimentos, es bastante habitual sentir acidez y un malestar que podemos evitar tomando este compuesto que descompone las grasas y neutraliza el exceso de ácido.

Sin embargo, ¿qué sucede cuando, además, esta comida está elaborada con legumbres?

Las legumbres son ricas en proteínas, hidratos de carbono, fibra, vitaminas y minerales. Tienen un índice muy bajo en glucemia y un promedio de 300 calorías por cada 100 gramos, lo que convierte este plato en alimento altamente nutritivo. Pero, a pesar de todos los beneficios, a menudo es responsable de provocarnos hinchazón abdominal y gases. En ocasiones optamos por eliminarlos de nuestra dieta y es un grave error.

¿Cómo podemos evitar esta molestia?

El problema son los oligosacáridos, moléculas que no se digieren normalmente, se quedan acumuladas en el intestino grueso donde fermentan por las bacterias depositadas en el mismo (lo que hace que se sume el olor pestilente).

El truco más antiguo y a la vez más efectivo, es añadir una cucharada de bicarbonato “El Tigre” al agua de cocción y antes de incorporar las legumbres. Además, también ayudará a que la cocción sea más rápida.

Se han acabado esas situaciones incómodas después de un buen plato de judías pintas o garbanzos…

¡Pruébalo y ya nos contarás!