Coca de llanda fácil y deliciosa

Buenos días amigos!! Hoy hemos preparado una coca de llanda para llevar y por ello hemos utilizado un molde desechable. Así de forma sencilla horneamos, dejamos enfriar y nos vamos.

Ya sabéis que el truco de este bizcocho es utilizar una llanda o lata para el horneado. Otras veces la hemos hecho en otros moldes y no tiene nada que ver. Es deliciosa, sencilla de preparar y muy tradicional. Nos recuerda a los desayunos de la infancia en casa de las dulces abuelas, cuando pasábamos el verano con nuestros primos y los días eran interminables. Para esta receta merece la pena encender el horno sin duda. ¿te apuntas?

Ingredientes:

3 huevos

300 gramos de azúcar

400 gramos de harina

250 gramos de leche

250 gramos de aceite de girasol u oliva suave

ralladura de un limón

3 gaseosas de repostería El Tigre (3 sobres dobles)

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180 ºC.

Batimos los huevos con el azúcar, durante unos minutos para que aumente la masa.

Añadimos la leche, el aceite y la ralladura de limón y batimos un poquito.

Añadimos la harina y las gaseosas tamizadas y removemos con una espátula.

Vertemos en un molde rectangular (hemos utilizado uno desechable).

Añadimos una capa de azúcar en la superficie.

Horneamos durante 25 minutos a 180 grados calor arriba y abajo.

Dejamos enfriar y ¡¡solo quedará disfrutar!!

 

Refresco de limón casero

Hoy hemos llegado tarde para encender el horno así que con el calor que teníamos nos hemos hecho un rico refresco casero, rápido, fácil y muy fresquito.

Aquí abajo os damos las indicaciones y cantidades para un solo refresco. tamaño grande pero uno, así que si queréis hacer más deberéis incrementar.

Ingredientes:

2 limones

4 cucharaditas de azúcar

Un vaso de agua muy fría

Un sobre doble de gaseosa El Tigre

Hielos (opcional)

Elaboración:

Echamos en el vaso en el que vamos a tomar el refresco la cantidad de azúcar recomendada.

Añadimos el zumo de los limones y removemos hasta que el azúcar se disuelva.

En un vaso aparte añadimos el agua muy fresquita y añadimos el sobre doble de gaseosa. Removemos y salen todas las burbujitas que harán de nuestro refresco lo más burbujeante del verano.

Vertemos la gaseosa sobre el zumo de limón. Cuidado en este paso, ¡puede salirse!

Removemos, añadimos un trozo de piel de limón y listo para tomar.