Cestas de la compra, ayer y hoy

ultramarinos

Si hacemos un repaso a las últimas décadas, vemos cómo los cambios sociológicos, demográficos y económicos han ido variando nuestra forma de consumir. Si hace un par de décadas nos encontrábamos con la estampa familiar en el hipermercado, niños llenando el carrito de la compra a base de impulsos y el hábito era llenar la despensa como si un apocalipsis zombi esperara detrás de la esquina, hoy en día, esa fotografía ilustra una pareja, a lo sumo, que se mueva ligera por el súper y que en diez minutos ha resuelto el trámite de la compra.Y por un ticket medio de 20€. Es este cambio en la forma de hacer la compra el que ha hecho resurgir a las pequeñas tiendas o mercados de barrio, que son los que atraen ahora al ciudadano ocupado.

De la mano de El Observatorio de Cetelem, que desde 1997 viene publicando informes en nuestro país que analizan el comportamiento y los hábitos de compra de los ciudadanos españoles, nos ha  llegado un dato interesante para el pequeño comercio, para esa tienda de barrio de toda la vida.

Es bien conocido el impacto que los hipermercados y las grandes cadenas produjeron a este tipo de comercio.  Pues bien, a pesar de de que los consumidores siguen prefiriendo en su gran mayoría las grandes tiendas a las tiendas tradicionales, la diferencia en porcentaje de compra va disminuyendo, y de un año para otro, se ha reducido en 7 puntos.

La reactivación de la economía es uno de los pilares en los que se apoyan estos datos. De un lado, cercanía, amabilidad, confianza y calidad son las bazas que juegan a favor de las tiendas de barrio; por el contrario, precio, variedad y el hecho de poder realizar toda la compra en el mismo lugar son los puntos fuertes de las grandes superficies.

Toda esta serie de cambios en los hábitos será una constante, más aún después de la irrupción del e-commerce y la digitalización. La incidencia de las nuevas tecnologías tanto en la forma de comprar como de consumir, es bastante notable. Y aunque el porcentaje de españoles que llena la despensa a través de la red es todavía menor, sobre todo comparado con sus países vecinos, la tendencia no deja lugar a dudas. Poco a poco se va difuminando la brecha entre cliente de tienda física y cliente de tienda online, y al final, el cliente será el nuevo canal.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *