Croquetas de berenjenas y queso, al estilo Griego

croquetas

¿Te gusta la berenjena?

Hoy vamos a preparar una auténtica “delicatessen” de la cocina griega, las croquetas de berenjena. Esta hortaliza procedente del sudeste asiático, fue llevada a Europa y Oriente por los árabes. Curiosamente, en sus inicios en Europa, se empleaba como planta decorativa. ¡Quién nos lo iba a decir!

Hoy en día, hay cantidad de recetas que incorporan berenjenas aunque, ninguna es cómo nuestra insuperable variedad de Almagro.

Esta hortaliza posee un alto valor nutricional, con más de un 90% de agua y sin apenas grasas ni hidratos de carbono. Con un gran aporte en fibra, es rica en potasio, magnesio, fósforo y oligoelementos (manganeso, cobre y selenio). Además es uno de los vegetales más pobres en sodio.

Con nuestro sobre doble de gasificante y, añadiéndolo al rebozado pero sin alterar en absoluto el sabor dulzón y ligeramente amargo de la berenjena, prepararemos unas croquetas de lo más esponjosas.

Vamos a ver qué ingredientes necesitamos y seguidamente procederemos a su elaboración:

 

1 kg de berenjenas

400 gramos de queso parmesano (picado o troceado).

1 cebolla picada

1 cucharadita de perejil picado

250 ml de leche

1 sobre doble de gasificante “El Tigre”

2 huevo

250 gramos de harina

Una pizca de nuez moscada

Pan rallado

Sal

Aceite de oliva virgen

 

¡Adelante con la preparación!

 

 

 

croquetas-de-berenjenas-y-queso-al-estilo-griego-2

  • Lava y corta por la mitad las berenjenas para luego hornearlas a 190º y hasta que estén blandas.
  • Retira del horno, sácales toda la piel y seguidamente colócalas en un escurridor para que suelten el máximo de líquido.
  • En un bol grande, introduce toda la carne de las berenjenas junto con el queso. Mezcla bien y añade el perejil, un huevo batido, la cebolla picada y una pizca de sal. Sigue removiendo hasta incorporar bien todos los ingredientes.
  • Pon toda la mezcla en una sartén grande a fuego lento y añade la harina. Mezcla bien.
  • Ahora, ves añadiendo la leche y sigue mezclando hasta que se forme una bechamel densa y uniforme.
  • Cuando ya esté lista, vierte toda la mezcla en una fuente grande y plana hasta que enfríe por completo. (Si quieres puedes taparla y guardarla en el frigorífico hasta el día siguiente).
  • En un plato hondo, bate el otro huevo y añádele el sobre de gasificante “El Tigre”. Coloca dos platos más, uno con harina y el otro con el pan rallado.
  • Con la ayuda de una cuchara para la medida, ves formando las bolas y después de pasarlas por harina, huevo y pan rallado ya puedes freírlas en abundante aceite caliente. Procede de esta forma hasta finalizar con toda la masa.
  • Colócalas encima de papel absorbente para que escurra bien todo el aceite sobrante.

 

¡Y ya están listas para comer!, espero que os gusten a todos…

 

 

2 comentarios
  1. Pilar
    Pilar Dice:

    ¡Me encanta esta receta! Tengo que probar de hacerla un día.
    Tengo una consulta; al igual que otras croquetas, antes de freírlas también se pueden rebozar y meterlas en el congelador ¿verdad?
    ¡Gracias!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Responder a tigre Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *