Esponjosos bollitos de sabores para tus planes con amigos

Panecillos

Estos bollitos son perfectos para una cena informal acompañados de quesos, fiambres o jamón. Su textura es muy esponjosa y ligera y puedes hacerlos de cuantos sabores se te ocurran.

¡Sin duda triunfarás! 🙂

Para confeccionar unos 20 panecillos:

500 gramos de harina.

2 sobres dobles de gaseosa “El Tigre”.

1 cucharada de azúcar.

1 y ½ cucharadas de sal.

25 gramos de mantequilla.

250 cc. de agua tibia.

1 huevo.

1 tacita de leche.

Un poco de pimentón dulce.

Los ingredientes para los diferentes sabores deben ser a tu gusto, sin embargo te damos alguna idea.

Panecillos de queso: 100 gr. de queso parmesano (también puedes mezclar cualquier otro).

Panecillos de cebolla: 1 cebolla picada y rehogada o 2 puerros y una cucharada de mantequilla.

Panecillos de hierbas: 2 cucharadas de perejil, albahaca, orégano, o alguna otra variedad.

Panecillos de tomate: 2 tomates maduros troceados, previamente rehogados y un par de dientes de ajo muy picado.                                      

Elaboración:

. En una superficie plana pon la harina en forma de corona dejando un hueco en el centro y agrega los dos sobres dobles de gaseosa “El Tigre”. A continuación incorpora el azúcar y la mantequilla.

Añade la sal en el borde de la corona, es muy importante que no tome contacto con la gaseosa.

A continuación, vierte en el centro muy despacio el agua y comienza a mezclar todos los ingredientes; suavemente al inicio, procede a amasar enérgicamente durante unos minutos (si se pega a las mano puedes ir añadiendo un poquito de harina) y forma una bola.

Panecillos tiernos de sabores.2

Deja reposar la masa tapada con un paño y en un lugar templado hasta que duplique su tamaño.

Cuando haya doblado su tamaño y amasa unos minutos y separa en pequeñas porciones.

Añade a cada uno el ingrediente que hayas elegido y confecciona los bollitos del tamaño que quieras. Es aconsejable hacerlos, más o menos, del tamaño de una nuez.

Colócalos en la bandeja del horno previamente untada con mantequilla (o sobre papel de horno) y un poco separados entre sí. Tápalos nuevamente con un paño hasta duplicar su volumen.

Bate el huevo, agregándole un poquito de leche y pinta los bollitos. Espolvorea con un poco de pimentón dulce y hornea a 200º unos 10-15 minutos. Cuando estén dorados retira y deja enfriar un poco.

¡Ahora sólo te falta probarlos en buena compañía!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres − uno =