New York Cheesecake

new-york

Posiblemente la mejor tarta del mundo, la New York Cheesecake hará las delicias de toda la familia.

¡Anímate a prepararla!, es más fácil de lo que parece a simple vista. Su textura es muy suave y cremosa; además, con una acertada mezcla de sabores, resulta exquisita.

Igualmente, “El Tigre” te ayudará para que salga más esponjosa; con su sobre doble de gasificante, libre de alérgenos y sin que se modifiquen en absoluto los sabores.

Este postre neoyorkino tiene una gran variedad de versiones y permite mezclar muchos sabores diferentes. Sólo hace falta un poco de imaginación…y ganas de sorprender a todos.

Hoy vamos a preparar la receta posiblemente más extendida, Cheesecake con fresas y mermelada de frambuesa.

En primer lugar necesitamos preparar una buena base:

200 gramos de galletas Maria o Digestive.

80 gramos de mantequilla a temperatura ambiente.

60 gramos de azúcar.

Una pizca de sal.

La segunda parte es el relleno:

850 gramos de queso cremoso para untar (Philadelphia, etc…)

200 gramos de azúcar (puedes utilizar azúcar moreno).

5 huevos grandes o 6 pequeños, a temperatura ambiente.

85 ml de nata líquida.

50 gramos de harina.

La ralladura de un limón.

1 sobre doble de gasificante “El Tigre”.

Una cucharadita de vainilla (opcional).

Y vamos con la preparación por partes…

Para la base de galletas:

· Precalienta el horno a 170º.

· Unta bien con mantequilla el fondo, el borde y cúbrelo con papel de hornear.

· En un bol aparte, tritura las galletas y añádele la mantequilla y el azúcar. Mezcla bien hasta que quede una textura de arena de playa mojada.

· Distribuye bien la mezcla en el molde engrasado y hornea unos 10 minutos para que se endurezca la base.

Preparación del relleno:

· En un bol, mezcla la harina, el sobre doble de gasificante,”El Tigre”, el queso y el azúcar hasta obtener una textura uniforme. Ve incorporando los huevos, uno a uno, sin dejar de mezclar y hasta que queden todos los ingredientes bien integrados.

· A continuación, añade la nata líquida, la ralladura de limón y la vainilla (si has decidido incorporarla), y sigue mezclando pero con sumo cuidado. Es muy importante batir bien toda la mezcla, sin embargo hay que procurar que no entre aire y se formen burbujas al batir.

· Vierte todo el contenido en el molde con la base ya preparada y extiéndelo de manera uniforme.

Hornea 15 minutos a 170º.

Seguidamente, baja la temperatura del horno hasta los 150º y hornea una hora y media más.

¡No abras bajo ningún pretexto el horno!

· Transcurrido el tiempo, apaga el horno y abre un poco la puerta del mismo. Deja enfriar la masa hasta que el horno pierda el calor, unos 30 minutos.

· A continuación, reserva en el frigorífico al menos 2 horas o cuando esté muy fría.

· Cuando ya haya pasado este tiempo y con la ayuda de un cuchillo (pásalo por el borde para despegarlo), desmolda y reserva.

· Y ahora y para finalizar, preparamos la cobertura para la cheesecake. Vierte por encima una fina capa de mermelada de frambuesa y coloca las fresas limpias y fileteadas por toda la superficie.

· Conserva en frio hasta el momento de consumirla.

¡Desde El Tigre, esperamos que disfrutéis de este magnífico postre!

new-york-cheesecake-2

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *