Pan de jengibre

pan

Muy conocido por el cuento de los hermanos Grimm, “Hansel y Gretel”, hoy traemos el pan de jengibre. En el cuento se relata cómo los hermanos, después de ser expulsados de su casa y tras vagar dos días por el bosque, llegan a una casita hecha de pastel de jengibre y azúcar moreno, donde les esperaba la bruja… ¿Te acuerdas?

En Francia (año 992), el monje armenio Gregory de Nicopolis, introdujo su suculenta creación y les enseñó a los sacerdotes franceses a hornearlo. Su popularidad creció por toda Europa y, en nuestra cocina moderna, se ha transformado en una verdadera delicia con infinitas recetas.

Además, nuestro gasificante mezclado con la cerveza negra, le proporciona una textura muy suave y esponjosa.

Hoy vamos a preparar una sencilla receta con este tubérculo que, tradicionalmente es una de las plantas más populares en la medicina tradicional china; un antiinflamatorio natural, que ayuda a combatir enfermedades respiratorias, artrosis y problemas digestivos.

Ingredientes:

400 gramos de harina integral

150 gramos de azúcar moreno

60 gramos de azúcar blanco

2 sobres dobles de gasificante “El Tigre”

1 cucharada de jengibre en polvo

1 cucharadita de jengibre fresco rallado

1/2 cucharadita de canela molida

2 huevos

1 vaso de cerveza oscura

Una pizca de sal

Pimienta negra molida

Aceite vegetal

Un poco de mantequilla para engrasar.

Te animas con la preparación?

· En un bol grande mezcla la harina con la sal, la canela, la pimienta negra y un sobre de gasificante “El Tigre”.

· A continuación, en un tazón mediano bate los huevos y añade el aceite vegetal y el jengibre. Mezcla bien hasta formar una masa homogénea.

· En un cazo, calienta la cerveza a fuego lento y hasta que rompa a hervir. Retira del fuego, incorpora el segundo sobre de gasificante y mezcla hasta que se forme espuma. Añade el azúcar moreno y el azúcar blanco y remueve bien.

· Vierte la mezcla de los huevos y el jengibre en polvo y remueve bien hasta que estén todos los ingredientes bien incorporados.

· Precalienta el horno a 180º y unta un molde con mantequilla (o aceite si lo prefieres). Vierte toda la mezcla y hornea unos 40 minutos.

· Para saber si está bien cocinado, pincha la masa con un palillo limpio, Si sale seco, el pan estará ya listo…

· Retira del horno y deja enfriar sobre una rejilla.

Sírvelo untado en mantequilla y mermelada, o prepara unas rebanadas con tomate, guacamole y queso fresco. Prueba con la variedad que más te guste, verás como la mezcla de sabores las hace irresistibles…

¡Os va a encantar!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *