Pancake al estilo Holandés

Cuando pensamos en Amsterdam, nos viene a la cabeza el “Barrio Rojo” y los “Coffee Shop” pero, la realidad es que se podría definir como una de las ciudades europeas con más multiculturalidad y una variada gastronomía. Entre sus especialidades se encuentran los panqueques, llamados Pannenkoeken, con un abanico de ingredientes distintos que te deja con la boca abierta.

Hay que resaltar que su máxima son los quesos que combinan en una gran variedad de platos o simplemente solos… En Holanda, “siempre” encuentras una excusa para comer queso a cualquier hora del día. Vamos a realizar los típicos panqueques de la zona, con algunos quesos variados, dándoles el aspecto esponjoso al que nos hemos habituado en todos nuestros platos con nuestro gasificante “El Tigre”.  Seguro que has probado más de uno pero, no puedes perderte la textura que adquiere esta variedad de tortita con este producto que cumple la función de impulsor químico, pero sin fosfatos. Esperamos que disfrutes preparando este sencillísimo plato, tan sabroso como rápido de preparar.

Los ingredientes para la masa son:

· 250 gramos de harina

· 250 ml de agua tibia (también puedes utilizar leche)

· 2 huevos

· 1 cucharadita de soda “El Tigre”

· Una pizca de sal

· Una cucharada de aceite o mantequilla.

Y para el relleno…

· Mezcla de quesos holandeses rallados. (Gouda, Edam, Maasdam y Old Amsterdam). Puedes variar según preferencias.

· Jamón Cocido, tocino ahumado o cualquier otro embutido.

· Un poco de orégano.

Vamos con la preparación:

· Bate la harina con el agua (o leche) tibia y añade una cucharadita de soda. La textura debe ser bastante líquida.

· Prepara una sartén antiadherente y píntala con unas gotas de aceite y con la ayuda de un pincel.

· En una sartén antiadherente, echamos unas gotas de aceite y las extendemos con un papel de cocina por toda la superficie.

· Cuando esté bien caliente, vierte la mezcla con un cucharón como medida y extiéndela por toda la superficie de la sartén.

· Incorpora el resto de ingredientes bien distribuidos y cuando la masa empiece a despegarse de la superficie, le das la vuelta.

(Es muy importante que la sartén esté en perfectas condiciones de antiadherencia, si no es así podría acabar en un desastre esparcido por toda la cocina).

· Repite el procedimiento hasta acabar con la mezcla. Puedes servirlas extendidas o con forma de rollito…

Recuerda que puedes prepararlas con ingredientes también dulces. Comerlas en el desayuno, merienda o para un almuerzo rápido…

Sírvelas bien calentitas, ¡están riquísimas!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 18 =