Entradas

Bocaillos o panecicos dulces

Hoy compartimos una receta curiosa y muy tradicional. Los bocaillos o panecicos dulces son un postre muy típico de la zona de Hellín en Albacete y se suelen hacer en la época de Semana Santa.

Si preguntas fuera de esta zona sobre este postre seguramente no lo conozcan pero seguro que se hace muy parecido con otro nombre. Si alguien conoce la receta y la llama de otra manera que nos lo diga.

En este caso, nuestra amiga Mila, nos envía esta receta porque en Venta del Moro (Valencia) tienen tradición de hacerla por la Festividad de San José.

Así que cómo queda poquito para celebrar el Día del Padre hemos decidido compartirla con vosotros. Es muy pero que muy sencilla de hacer y es un postre rico, jugoso y delicioso.

Hemos adaptado un poquito la receta porque no teníamos pan de días anteriores y queríamos hacer menos cantidad. ¡Ha salido estupenda!

Ingredientes:

60 gramos de pan rallado casero

3 huevos

3 sobres dobles de gaseosa de repostería El Tigre

2 limones

canela en rama

1 cucharadita de canela molida

750 ml de agua

250 gramos de azúcar

Aceite

Elaboración:

En un bol batimos los huevos junto con la ralladura de medio limón, una cucharada de azúcar por huevo (3 cucharadas en este caso), canela en polvo y los 3 sobres dobles de gaseosa. ¡Veréis cómo sube la masa!

Añadimos el pan rallado, poco a poco, y vamos removiendo con ayuda de una espátula, integrando bien el pan en la masa que tiene que quedar espesa (que cuando cojas con la cuchara tengas que empujar con ayuda de otra porque no cae fácilmente)

Calentamos aceite para freír y con ayuda de una cuchara sopera vamos cogiendo porciones de masa y vamos echando en la sartén. Intentar que salgan como bolitas (a veces salen otras formas porque la masa no es tan espesa como para moldear). Vamos sacando y reservando.

En una cazuela ponemos el agua, el resto del azucar, la rama de canela y la piel del otro medio limón. Ponemos a hervir y cuando esté hirviendo, introducimos los paneillos fritos. Dejamos cocer a fuego medio durante 30 minutos o algo más.

Dejamos en la fuente que vayamos sacar a la mesa (con el caldito y todo). En la mesa cada uno que se sirva al gusto. La idea es servir el dulce con algo de caldito.

Esperamos que os guste esta receta y os invitamos a prepararla. ¡Viva las recetas tradicionales, que nunca nos falten, que nunca desaparezcan!