Entradas

Pan árabe o Pan de Pita y gasificante El Tigre

pita

El pan árabe o pan de Pita es una variedad de pan cocido en las paredes del horno, de consumo en el mediterráneo oriental y, especialmente en los países árabes. Una de sus características, es plano y hueco en el centro, lo que permite ponerle el relleno que más te apetezca. Además, es muy bajo en grasas y puede comerse para acompañar cualquier tipo de plato. Aunque, hay que ser sincero…Si lo pruebas recién horneado, ¡te derrites! Está delicioso, no necesita nada más.

Su nombre procede del griego moderno y se traduce como, “pastel” o “pan”. En esta ocasión lo vamos a preparar con nuestra Agua de Soda Salina “El Tigre”. Este compuesto, excepcionalmente, contiene en el mismo sobre, el gasificante (bicarbonato sódico) y el acidulante (ácido tartárico). El ácido tartárico es un conservante natural que se usa en la industria alimentaria como corrector de la acidez en vinos. En este caso es perfecto para el resultado que buscamos en nuestro Pan de Pita.

Los ingredientes que necesitamos son:

600 gramos de harina

300 ml de agua

un vaso de aceite de oliva Virgen

1 sobre de gaseosa “El Tigre”

1 cucharadita de sal

Y comenzamos con la elaboración:

Vierte todos los ingredientes en un cuenco grande y amasa unos 10-12 minutos, hasta que se despegue de manera fácil del recipiente. Reserva unos 30 minutos. Transcurrido el tiempo, extiende la mezcla en una superficie, limpia y seca. Divides en porciones del tamaño de una pelota de tenis. Dales forma redondeada y plana. Enharínalos levemente por la superficie, cubre con un paño seco y deja reposar unos pocos minutos.

Introduce los panecillos en el horno con la bandeja precalentada a 220ºC, unos 10-12 minutos. El propio calor de la placa sellará la superficie de los panes y, a los pocos minutos, el agua del interior se convertirá en vapor de agua al no poder salir (por el sellado), lo que provocará que el pan se hinche formando una bola hueca. Retira del horno apenas comience a dorarse. Si sobran, puedes congelarlos y cuando los necesites, bastará con un golpe de horno. Sólo queda rellenarlo al gusto o utilizarlo, como acompañamientos de vuestros platos favoritos. Te mostramos algunas ideas.

¿Qué te ha parecido? Más fácil y rápido imposible…

 

Con Pollo y verduras al horno…

 

Con atún, espinacas frescas y tomate…

Captura de pantalla 2016-08-18 a las 14.12.36

Pita con verduras salteadas y queso fresco…

Captura de pantalla 2016-08-18 a las 14.12.46

O sencillo como este, jamón York braseado al horno y queso…

Captura de pantalla 2016-08-18 a las 14.12.56

Y, ¡a disfrutar del verano!

Increíble brazo de gitano de chocolate

Brazo de Gitano

¿Empezamos por explicar de dónde viene el nombre de este delicioso postre? Cuenta la leyenda que, desde principios del siglo XIX y hasta mediados del XX, pasaban por las pastelerías unos caldereros, en su mayoría de etnia gitana, ofreciendo sus servicios. Tras pagar los arreglos de calderas, peroles y ollas, los pasteleros les empezaron a regalar los recortes que sobraban de los pasteles del día. Los enrollaban en una plancha de bizcocho. “Cuando se marchaban con su cilindro de recortes apoyado en el brazo, los operarios del obrador comentaban: ‘Qué bien va el pastel en el brazo del gitano’. Se popularizó tanto, que se comenzaron a hacer expresamente y se quedaron con el nombre de brazo de gitano”, narra el presidente del Gremi de Pastisseria de Barcelona, Joan Turull i Estatuet.

De momento, lo que interesa es la realización, que admite muchos rellenos (incluso salados) y que sin duda a todos les encantará. Nosotros hoy vamos a prepararlo de chocolate y trufa, por supuesto con Gaseosas El Tigre.

En primer lugar, los ingredientes que necesitamos:

Para la masa:

6 huevos

100 gr. de azúcar

100 gr. de harina

1 sobre doble de gaseosa “El Tigre”.

1 pellizco de sal

1 cucharada de vainilla

Y para el relleno:

400 gr. de nata para montar

400 gr. de chocolate fondant

25 gr. de mantequilla

25 gr. de azúcar glass

Y ahora ya estamos preparados para preparar la masa y su relleno.

Para la masa

  • Separa las yemas de las claras y bate (las claras) con la vainilla, la mitad del azúcar y una pizca de sal hasta que estén a punto de nieve. Reserva.
  • A continuación, bate la yemas con el resto del azúcar hasta quedar espumoso.
  • Añade a la mezcla las claras, muy lentamente, para que no pierdan su punto.
  • Mezcla la harina con el sobre de gaseosa “El Tigre” y tamiza. Incorpórala a la mezcla y sigue removiendo hasta que estén todos los ingredientes bien integrados.
  • En una bandeja de horno, con papel y untado en aceite, extiende toda la masa y hornea durante 10 minutos a 180º, hasta que esté dorada.
  • Transcurrido el tiempo, sácala de horno y, con sumo cuidado, vuélcala sobre un paño de tela y separa el papel de hornear. Envuelve la masa junto con el paño y formando un rollo. Deja enfriar.

Para el relleno:

  • Pon un cazo con 300 ml de agua al fuego y cuando hierva añade el chocolate fondant.
  • Cuando esté fundido, añade la mantequilla y remueve bien. Conserva caliente, al baño Maria.
  • Monta la nata y añádele el azúcar glass hasta que esté completamente integrado.
  • A continuación, añade aproximadamente 150 gr. del chocolate fundido y mezcla bien. Ya tenemos la trufa preparada.
  • Desenrolla el bizcocho (debe estar frío) y vierte la trufa por encima, dejando libre un pequeño espacio al final, y procede a enrollarlo bien.
  • Pon el rollo relleno sobre una rejilla y cúbrelo con el resto del chocolate, por encima y por los lados.
  • Con una púa o un peine, puedes hacerle un dibujo como el de la foto, o incluso adornarlo con fideos de colores o lo que más os guste. Reserva en el frigorífico.

¿Has probado el Brazo de Gitano de chocolate? 2

Sírvelo con un poco de nata y te aseguro que tendrás que prepararlo en más ocasiones.

¡Les va a encantar!

 

Bizcocho integral de plátano y pepitas de cacao

¿Has probado alguna vez la combinación del chocolate con el plátano? 

¡Es delicioso! Cuando prepares esta receta, todos disfrutaran de un desayuno o merienda sin grasas hidrogenadas, conservantes y otras sustancias que componen la bollería industrial. Además, con “El Tigre” disfrutarás de un producto totalmente libre de alérgenos y sin riesgo de contaminación cruzada.

Si habías pensado en cocinar este dulce, te sorprenderá la facilidad y lo rápido que se prepara.

Es un tipo de bizcocho con un sabor intenso a plátano, que mezclado con las pepitas de cacao, combina a la perfección. El plátano es un alimento altamente nutritivo y muy rico en azúcares y también en minerales como el potasio, hierro, magnesio y betacaroteno, muy bajo en sodio. Y también vitaminas A, E y C. Una fruta muy indicada para los niños, pero también para los no tan niños…

El cacao es un alimento muy digestivo y antioxidante, gracias a su riqueza en flavonoides. Rico en grasas, manganeso, zinc y vitaminas del grupo B. Es neuroprotector, con lo cual mejora el flujo cerebral, por tanto es ¡excelente para estudiantes!

Este bizcocho es muy típico de la repostería anglosajona, lo llaman pan de plátano o “banana bread”.

Vamos con los ingredientes:

Antes que nada, asegúrate de sacar los ingredientes que estén en la nevera una media hora antes, de esta forma todos estarán a la misma temperatura.

190 gr harina integral (avena, espelta, trigo, centeno…)

120 gr de mantequilla a temperatura ambiente.

90 gramos de pepitas de cacao ecológico.

120 gramos de azúcar moreno integral.

3 plátanos (ó 4 si son pequeños)

3 huevos

1 sobre doble de gasificante “El Tigre”.

Una pizca de sal.

Ahora nos disponemos a comenzar con su preparación:

  • Precalienta el horno a 180º.
  • Separa las claras de las yemas y bate a punto de nieve. Reserva.
  • En un bol, mezcla la mantequilla, el azúcar y las yemas.
  • Añade a la mezcla anterior, la harina y el sobre doble de gasificante “El Tigre”.
  • Cuando esté todo bien mezclado añade las claras poco a poco, para que no bajen.
  • En un recipiente pequeño, mezcla las pepitas de cacao con un poco de harina y añade un poco de leche hasta cubrir todo. Con las pepitas humedecidas, conseguirás que no todas queden en el fondo del bizcocho.
  • Aplasta bien los plátanos con un tenedor y añádelos también. Añade a la mezcla las pepitas de chocolate.
  • Engrasa el molde con mantequilla, vierte dentro toda la pasta y mezcla suavemente con una espátula.
  • Hornea unos 30-40 minutos vigilando cuando empiece a dorar. Pincha con un palillo de madera, si sale completamente seco, el bizcocho ya está listo. Sácalo del horno y deja enfriar.
  • Cuando esté frío, desmolda, corta en rebanadas y espolvorea con azúcar glass (opcional). Realmente no lo necesita, ¡así está riquísimo!

Tal y como has podido comprobar, es una receta muy fácil de preparar. Además, es magnífico para que los más peques de la casa se habitúen a comer fruta de una forma divertida.

También puedes ponerle una cobertura de chocolate, se convertirá en una ¡magnífica tarta de cumpleaños! ¡A disfrutar!

 

Tortilla de patata con un toque del Tigre

¿Conoces a alguien que no le guste la tortilla de patatas? Es el plato o tapa estrella de la cocina española, y la más consumida por los españoles. Se cocina en todas las casas, y nunca hay dos iguales. Además, se puede comer caliente o fría, ¡está igual de buena!

A casi todo el mundo le gusta la tortilla de patatas y es muy fácil de preparar pero, necesita algo de paciencia y mucho cariño. La tortilla de patatas o tortilla española se cocina de muchas maneras; dependiendo del corte de la patata, la cantidad de huevos que incorpores a la receta y si la condimentas más o menos.

Puede comerse como tapa, acompañada de pimientos verdes fritos o con lo que quieras poner y de cualquier salsa, mayonesa, allioli, salsa de tomate, etc.. ¡Todas están riquísimas!

En nuestro caso, junto con la patata le añadiremos cebolla, aceite, una pizca de sal y el sobre doble de gasificante “El tigre”, para darle un toque más especial; Resultará más esponjosa y jugosa. ¿Por qué no lo pruebas y nos cuentas el resultado?.

¡Vamos con las proporciones!

4 huevos

1/2 kg de patatas

1 cebolla 

Aceite de oliva

1 sobre de gasificante “El Tigre”.

Una pizca de sal .

Y a continuación…

  • Pela las patatas, lávalas y córtalas en dados no demasiado grandes.
  • A continuación, procede de igual manera con la cebolla y reserva aparte.
  • Prepara una sartén con bastante aceite de oliva a calentar. Cuando haya alcanzado temperatura, incorpora las patatas para que se cocinen poco a poco.

  • En otra sartén, pon una cantidad moderada de aceite y pocha las cebollas a fuego muy lento. (No la queremos tostada, simplemente transparente).
  • Una vez estén listas las patatas, sácalas y colócalas en papel absorbente para que absorba el aceite sobrante. 

¡Nota importante! Las patatas deben estar entre fritas y cocidas.

  • En un recipiente, Batir los huevos con un poco de sal y la gaseosa “El Tigre”. Mezclar muy bien para que no queden grumos. 
  • Añade al huevo batido con la gaseosa “El Tigre” la patata y la cebolla. Mezcla bien pero no lo aplastes.
  • En una sartén con un poco de aceite a fuego medio, vierte la mezcla y pasados 3-4 minutos dales la vuelta con la ayuda de un plato para que cuaje bien por los dos lados. Recuerda que tienen que hacerse bien los bordes. Espera otros 3-4 minutos y coloca en un plato llano y grande.

¡Y ya tenemos lista la tortilla! Se van a chupar los dedos… 

Puedes servirla como aperitivo o acompañada con una buena carne o pescado. Y para una cena ligera… con un poco de pan con tomate.

 

¿De dónde viene el nombre El Tigre?

gaseosas

Imagínate un control de aduanas de cualquier aeropuerto del mundo. Visualiza el momento en que entregas el pasaporte al guardia de seguridad de turno para su verificación. Bien, hasta aquí todo normal. Ahora imagina la misma situación pero, en esta ocasión, eres alguien muy famoso, fácilmente reconocible. Añade además que el nombre por el que te conocen no coincide con el que figura en el pasaporte que entregas al agente. No hace falta que visualices también el hastío y el tiempo perdido tratando de explicar el malentendido.

Algo parecido es lo que ha debido pensar Maurice Micklewhite, un consagrado actor que ha decidido, a los 83 años, cambiarse el nombre de nacimiento por el nombre artístico que venía utilizando desde 1954 en audiciones para trabajar en el cine. Ese nombre es Michael Caine.

 

michael caine

 

El veterano actor empezó siendo Michael Scott en las primeras audiciones, pero al llegar a Londres había otro Michael Scott en la ciudad, por lo que tuvo que buscar otro nombre. Con 21 años, en una conversación telefónica con su agente, este le cuenta lo que hay y le urge a buscar otro nombre. La cabina en la que se mantiene la conversación estaba situada en las puertas del cine y, de pronto, la imagen de un póster del drama naval de Humprhey Bogart asalta la vista de nuestro protagonista; “The Caine Mutiny”. Así lo contaba él hace unos días:

Estaba enfrente del cine y miré tras el cristal, mi actor favorito es Humprhey Bogart, y está justo ahí, así que…”

Una vez más, el nombre de un artista vuelve a ser cosa del azar. Es curioso esto de poner nombre a las cosas. Es un trabajo de amor que muchas veces pasa desapercibido.

Hubo en España gran afición a hacer gaseosa. El calor, alto, y el precio, bajo, eran dos de los factores que ayudaban. También que sea un producto que guste tanto a niños como a no tan niños. El caso es que durante el siglo pasado se convirtió en un fenómeno local y las técnicas del branding no eran las de ahora, claro.

Como muy bien repasa Ignacio Peyró, muchos optaron por proclamar un cierto orgullo de la raza, como gaseosas Bética, La Cervantina o El Cid, añadiendo el afluente heroico. También son un clásico las familiares, como gaseosas García o Sánchez.

Pero antes de esta afición estaban los sifones, y antes, las gaseosas en polvo, mucho más exóticas. ¿Y qué hay más exótico que un Tigre en 1915?

Logo oscuro El Tigre-08

Las originales cookies de chocolate americanas

Cookies

Hoy vamos a preparar las típicas galletas americanas “Cookies”, pero siempre con nuestro producto estrella, ¡gasificante “El Tigre”! Con dos sobres, el de las estrellitas con el gasificante (bicarbonato sódico con un poco de sacarina) y el blanco con el acidulante (ácido cítrico), para cumplir la función de impulsor químico. De esta forma, separados, se evita que la reacción se produzca antes de tiempo y conseguimos las mejores condiciones para nuestras cookies.

Estas galletas son grandes, irregulares y con trocitos de chocolate. Son fáciles de preparar y “si sobran”, puedes guardarlas en un recipiente hermético, aguantarán durante bastante tiempo.

Este clásico de la repostería americana ya se ha extendido al resto del planeta, y se puede también elaborar sustituyendo el chocolate por otros alimentos como frutos secos o incluso chucherías; sin embargo no olvidemos que, con chocolate suelen ser las favoritas de los niños.

¡Atención golosos! Vamos con la receta.

Ingredientes:
500 g de harina.
250 g chips de chocolate
175 g de mantequilla (temperatura ambiente).

200 g  de azúcar moreno

100 g  de azúcar blanco
1 sobre doble de gasificante “El Tigre.
1 huevo entero
1 yema de huevo
Una cucharadita de vainilla en polvo.

Preparación:

  • Precalienta el horno a 160ºC.
    · En un recipiente  mezcla la harina, la sal y el gasificante. Reserva.
    · En un bol, mezcla la mantequilla con el azúcar y bate bien.
    · Agrega el huevo, la yema de huevo, una cucharadita de vainilla y sigue mezclado hasta que se integren bien todos los ingredientes.
    · A continuación, coge la mitad de la mezcla de harina e incorpora. Bate hasta que esté bien combinado y procede de igual forma con el resto de la harina.

 

SONY DSC

  • Por último, puedes agregar el chocolate y remover hasta incorporarlo bien.
    · Con la ayuda de una cuchara vas colocando la masa, en forma de bolas, en la bandeja del horno. Mantén las porciones separadas porque estas galletas se extienden mucho.
  • Hornea a 160ºC de 15 a 20 minutos ( o cuando veas que se han dorado los bordes).

Deja enfriar bien en la propia bandeja para para que no rompan al retirarlas.

Estas cookies son tan grandes que, con una ya quedas satisfecho. Anímate a probar diferentes combinaciones: chocolate blanco en lugar de negro, sustituir por nueces troceadas, pasas, etc…

La base es igual para hacer cualquier tipo de cookie.

¡Que las disfrutéis!

Cookies americanas. 3

Consejos para el verano

bicarbonato

¿No creerías que sólo sirve para hornear bizcochos verdad? Realmente tiene tantos usos y beneficios como, posiblemente, ningún otro producto.

El bicarbonato de sodio, además de ser un remedio natural, no contamina el medio ambiente, lo que lo hace apto para ser utilizado como remedio casero.

Hoy te damos 6 ideas o soluciones para este verano:

¡Te van a encantar!

. Es un excelente exfoliante corporal: Mezcla una cucharada con tu gel de baño o diluye tres partes de bicarbonato por una de agua y masajea suavemente unos minutos. Aclara bien.

Este tratamiento es ideal para quitar piel seca o muerta. Mejora su aspecto, la deja más suave y limpia para que los aceites o cremas que apliques posteriormente penetren mejor.

. Extraordinario purificante para la piel. Después de un día intenso de calor estás exhausto. Prepárate un baño relajante. Añade unas cuantas cucharadas de bicarbonato sódico al agua para que la ablande. El bicarbonato purificará tu piel y la notarás mucho más suave y lisa.

. Como desodorante y freno para una sudoración excesiva. Sus propiedades son idóneas para preparar tu propio antitranspirable casero. Los desodorantes comerciales, en la mayoría de los casos con químicos sintéticos que pueden ser dañinos para la salud. Es un buen sustituto para evitar la exposición a muchos tóxicos: En un bote de spray (preferiblemente cristal), mezcla agua y zumo de limón a partes iguales y añade 100 gramos de Bicarbonato “El Tigre”. Conseguirás un olor fresco y natural y además, no deja mancha en la ropa. Es muy efectivo como desodorante ya que bloquea los olores y es ideal para pieles sensibles.

. Alivia el picor de las picaduras. Cuando te pica un insecto, ayúdate con este remedio casero: Mezcla un poco de agua tibia con una cucharadita de bicarbonato de sodio hasta formar una pasta densa y aplica la solución directamente sobre la zona afectada. Te aportará un alivio inmediato. Si persiste, deja que actúe unos 30 minutos más. Puedes poner alguna gasa encima para taparlo y que el bicarbonato se mantenga en contacto con la piel. Es una sustancia muy económica y de todos los remedios caseros que existen, el bicarbonato es el más rápido neutralizador para el desazón.

La mezcla con agua es clave para contrarrestar la reacción de la saliva inyectada por el mosquito y la abeja.

. Para aliviar las quemaduras de sol. Si te quemaste en la playa este verano, llena la bañera de agua “tibia” y vierte una taza de bicarbonato.

. Relaja los pies cansados. ¿Llevas todo el día caminando? Si tus pies están doloridos por el calor, añade una cucharada de bicarbonato de sodio por litro de agua y sumerge tus pies. Sentirás un gran alivio en pocos minutos.

. ¿Deshidratado por el calor? Nada mejor que tomar una bebida casera y refrescante en verano. Preparar una limonada deliciosa la Gaseosa de Limón “El Tigre” y agua fresca. Ayuda a neutralizar los ácidos y te aportará una energía extra.

El “Tigre” te desea, ¡un feliz verano!

Irresistibles galletas de miel

Galletas

En algunos países las llaman Melitas. Estas sabrosas galletas son muy fáciles de elaborar y por sus ingredientes, tienen muchos beneficios para la salud, especialmente si las cocinamos con productos libres de alérgenos y gluten como El Tigre.

La miel y la canela dos son alimentos muy nutritivos que, si los combinamos bien, nos ayudarán a activar el metabolismo y reducir la ansiedad por consumir azúcares en exceso.

Además, gracias a sus propiedades antioxidantes son un buen remedio de belleza, ya que ayudan a disminuir los daños en los tejidos causados por el paso del tiempo.

¿Estás deseoso de conocer cómo se cocinan? ¡Allá vamos!

Los ingredientes que necesitamos son:

125 ml. de aceite de girasol.

225 gr. de harina.

100 gr. de azúcar.

1 huevo.

65 gr. de miel (preferiblemente orgánica, ya que garantiza un procesado natural).

2 sobres de gasificante “El Tigre” 🙂

1 pizca de sal.

Galletas de miel y canela. 2

Y, a continuación, el proceso:

– Precalentamos el horno a 180º

– En un bol grande colocamos el huevo, el aceite, el azúcar y la miel.

– Mezcla muy bien los ingrediente y a continuación incorporas la harina, la sal y los sobres de gasificante El Tigre, removiendo hasta formar una masa homogénea.

– Con la ayuda de una cuchara vas confeccionando bolitas y las colocas sobre papel vegetal en la bandeja del horno.

– Con las manos las aplastas un poco y horneas unos 10 minutos, hasta que estén doradas y tengan un aspecto inmejorable.

 

Déjalas enfriar y… ¡a comer!

,

Gaseosa en polvo y alpinismo

Antes de 1923 era solo una colina de apenas 500m sobre el nivel del mar. A partir del 13 de julio de ese año, cuando le colocaron las famosas nueve (realmente fueron 13) letras blancas, pasó a convertirse en una de las montañas más famosas y todo un símbolo para el cine. Sí, sabemos que nuestro producto es de película, pero no, hoy no queremos hablaros de cine. Hoy toca hablar de montañas y alpinismo.

Hace años ya que recibimos comentarios de muchos de nuestros amigos que se dedican a esto de la alta montaña, algunos incluso han paseado nuestro producto por el Everest o el Aconcagua, echándolo directamente sobre la nieve.

Es bien conocido que el agua constituye aproximadamente el 60% del peso corporal y que es, por tanto, indispensable para la vida. Durante la actividad del montañero es importante estar siempre bien hidratado. Ya sabéis, en la montaña hay que beber frecuente y abundantemente, ya que la sed no es un buen indicador de la deshidratación. También es conveniente que el agua proporcione las sales minerales que necesita nuestro organismo.

alpinismo

Nuestros sobres de gaseosa en polvo mineralizan el agua gracias a la mezcla de bicarbonato sódico y ácido cítrico, con lo que sumado a su ligereza y facilidad de transporte, convierte nuestros sobrecillos en unos buenos compañeros de ruta alpinista. Además siempre vienen bien por si algo nos ha sentado mal o nos da la temida ‘pájara’ a mitad del ascenso.

En cualquier caso, antes de mineralizar el agua es conveniente asegurarnos de que el agua que vamos a beber está desinfectada; tanto si se trata de derretir nieve como de agua de río. Hay varios métodos, desde el clásico cazo para hervir hasta las modernas pastillas potabilizadoras, pasando por el famoso truco de la lejía.

Pan de Pizza

pizza

 

La receta del pan de pizza casera es bien sencilla, consiste en una masa ligera, enriquecida con aceite de oliva y orégano que debe hornearse a temperatura elevada.

Es un plato típicamente italiano de origen napolitano. En su inicio eran unas tortas de pan apenas aromatizadas con hierbas y aceite. Puedes adornar con aceitunas sin hueso o espolvorearlas con queso pero a nosotros nos encanta el original. Puedes utilizarlo simplemente como aperitivo o acompañado de unos embutidos para una cena.

¡Con seguridad, a todos les va a encantar!

Es un excelente alimento para el organismo, con ingredientes y complementos naturales y apto para incluir en cualquier dieta saludable. Contiene fundamentalmente hidratos de carbono complejos al igual que el pan, el arroz, las pastas alimenticias, las legumbres y las patatas.

¿Quieres saber el secreto para conseguir una masa perfecta?

Los ingredientes son muy básicos y se encuentran en todas nuestras casas…

Para la masa:

250 gr. de harina.

1 taza mediana de agua templada.

3 cucharadas de aceite de oliva virgen.

Una pizca de sal

Una pizca de azúcar

1 sobre doble de Gaseosa “El Tigre”.

Para la preparación:

Disuelve bien el agua con la gaseosa y el azúcar.

A continuación, coloca la harina en una superficie lisa y limpia en forma de volcán y dejando un hueco en el centro. Vierte la mezcla anterior.

Añade la sal y las tres cucharadas de aceite y amasa enérgicamente durante unos 12 minutos.

Pan de pizza. 2

Con un cuchillo haz una cruz en el centro.

Cubre con un trapo húmedo y déjala reposar durante una hora.

Transcurrido el tiempo o cuando la masa haya doblado su volumen vuelve a amasar bien otros 10-12 minutos y después de formar una pelota, déjala reposar de nuevo durante 15 minutos.

Calienta el horno a 250º.

Extiende desde el centro con las manos y a continuación con la ayuda de un rodillo hasta que consigas un grosor de 3-4 milímetros y con una forma lo más rectangular posible (será más fácil para cortar en tiras del mismo grosor).

Coloca la masa en la bandeja del horno y riega generosamente con aceite de oliva virgen y orégano (si quiere puedes añadir aceitunas bien colocadas en fila y mas o menos la mitad de la masa y espolvorear con queso parmesano el resto).

Hornea a 250º durante unos 10 minutos sin abrir el horno (dejaría de subir).

Cuando esté dorada y crujiente. Retira y tras unos minutos ya puedes cortarla en tiras de unos 3 cm. Sírvela templada.

Bon Appétit!