Entradas

Receta de panecillos de hamburguesa con El Tigre

Receta pan

¡Las hamburguesas están de moda!

Cada vez hay más restaurantes que incluyen las hamburguesas gourmet. Atrás han quedado aquellos tiempos, en que este plato era sinónimo de fast-food o comida basura. Hoy en día, este popular bollo americano viene en muchas de las cartas de los mejores restaurantes de nuestro país y del resto del mundo. A día de hoy, afortunadamente las cosas han cambiado y se ha convertido en uno de los pequeños placeres gastronómicos más apetitosos y equilibrados que además, suele gustar a todos.

En “El Tigre” somos conscientes de esta nueva tendencia y, hemos desarrollado una receta para elaborar estos deliciosos panecillos de manera fácil y con ingredientes naturales.

Añadiendo nuestro gasificante, exento de gluten y que en vez de fosfatos como impulsor químico, utiliza bicarbonato y ácido cítrico para esponjar la masa; ¡es imposible fallar con la receta! Además, con algo de imaginación, tu plato será inigualable.

Y si utilizas carnes y verduras de primera calidad junto con algún otro ingredientes tipo foie o quesos, dejarás a tus comensales con la boca abierta…La variedad de componentes que puedes añadir, ¡es infinita!

Receta pan de hamburguesa el tigre 1

Hoy en día, las preferencias por la comida sana, han provocado importantes cambios hasta convertir este plato, en un irresistible placer gastronómico.

Vamos a comprobar en primer lugar, cuáles son los ingredientes que necesitamos para la masa:

500 gr. de harina de fuerza.

120 ml de leche entera templada

125 ml. de agua

2 sobres dobles de gasificante “El Tigre”

1 huevo

15 gramos de mantequilla (a temperatura ambiente)

7 gramos de sal

25 ml de aceite de oliva virgen extra

Semillas de sésamo

Y a continuación, vamos con la preparación:

  • Precalienta el horno a 210º.
  • En un bol grande y con la ayuda de una espátula, mezcla la harina con la sal y los dos sobres dobles de gasificante “El Tigre”. Mezcla bien.
  • A continuación, añade la leche (recuerda que debe estar templada) y el aceite. Después de remover bien todos los ingredientes, vierte la masa en una superficie lisa y ligeramente espolvoreada con harina.
  • Incorpora la mantequilla (que esté blanda para poder moldearla bien) y con las manos, amasa unos 10 minutos o hasta que notes una textura elástica y que no se te pegue en las manos.
  • Haz una bola con la mezcla y divídela en pequeñas porciones de unos 90 o 100 gramos cada una.
  • De nuevo, haz unas pequeñas bolas con cada uno de los trozos y colócalos en una bandeja de horno cubierta de papel tipo vegetal.
  • Bate el huevo y con un pincel pinta toda la superficie de los bollos. Espolvorea bien con las semillas de sésamo.
  • Baja la temperatura hasta los 200º y hornea unos 20 minutos.
  • Transcurrido el tiempo, deja enfriar sobre una rejilla. Ahora ya puedes abrirlos para proceder al relleno y congelar, los que no vayas a utilizar de forma inmediata.

Para conseguir una buena hamburguesa es muy importante la calidad de la carne, limpiando las partes duras y todos los cartílagos que pueda tener. Puedes mezclar de la carne con otros ingredientes, cebollino, taquitos de queso o un poco de foie y alguna salsa, entre otros.

Y de relleno de estos esponjosos bollitos recién horneados, imagina… ¡A la altura del mejor chef!

¡Y muy importante también! Puedes preparar unas mini hamburguesa que, sin duda triunfarán en las fiesta de cumpleaños de los peques.

Receta pan de hamburguesa el tigre 2

Buñuelos de calabacín y langostinos

Algunos todavía podemos recordar, los buñuelos que nos hacía la abuela y que nos sabían a gloria…

En esta ocasión, los vamos a preparar con calabacín y langostinos, un contraste de sabores que hace las delicias de cualquier paladar.

Para el rebozado, como siempre nos ayudará “El Tigre”, para que salgan más esponjosos y delicados al gusto. Al añadir nuestro sobre doble de gasificante, aportarás al plato una textura muy agradable y sin variar en absoluto el sabor de los ingredientes.

Los langostinos son una fuente de valiosas propiedades nutricionales. Contienen muy pocas calorías y son muy ricos en vitaminas (B3, B12, B9 y E) y minerales (magnesio, selenio, hierro y sodio).

Esta receta es un aperitivo muy rico y fácil de preparar, ideal para una reunión de amigos o una comida informal.

Vamos a ver cuáles son los ingredientes que necesitamos para la preparación de esta rica receta y pongámonos manos a la obra.

1 calabacín grande (o dos pequeños)                                                                  

2 cebollas medianas                                                                                                

6 langostinos grandes                                                                                          

150 gramos de harina                                                                                              

2 diente de ajo (picado)                                                                                            

6 langostinos grandes                                                                                          

75 gramos de que queso Feta (puede ser también un queso blanco fresco)                                            

Un poco de perejil                                                                                                 

50 ml. de leche                                                                                                          

50 ml. de agua                  

1 huevo

Una pizca de sal y de pimienta                                       

1 sobres doble de gasificante “El Tigre”                                                     

Aceite de oliva o girasol para freír.

Para la elaboración:

  • Después de lavarlos, ralla los calabacines y añade un poco de sal, el ajo y el perejil muy picado. La sal hará que vayan soltando el agua.
  • A continuación, pela y pica las cebollas muy finas. En una sartén con aceite caliente, cocínala hasta que esté blanda. Retira del fuego y deja reposar.
  • Limpia los langostinos y quitales el intestino (éste sale muy fácilmente).

langostinos

  • Bate el huevo hasta que haga espuma.
  • Escurre bien el calabacín y coloca en un bol junto con los langostinos, la cebolla y el huevo. Mezcla bien.
  • Añade la harina, el sobre doble de gasificante “El Tigre”, el queso rallado, la sal y la pimienta. Mezcla bien para que se integren bien todos los ingredientes. 
  • A continuación, añade el agua y la leche sin dejar de remover. La masa debe quedar ligera pero no liquida. (La cantidad de líquido puede ser variable, dependiendo del agua que suelte el calabacín. Es aconsejable ir añadiendo, según veas que lo requiere la mezcla).
  • Deja reposar unos minutos mientras se calienta el aceite donde los vas a freír. Si no tienes freidora, prepara una sartén con bastante profundidad, el aceite tiene que cubrir por completo los buñuelos.
  • Cuando el aceite esté bien caliente, y con la ayuda de una cuchara para helado, ves introduciendo la masa en forma de bolas y separadas para que no se peguen unos con otros.
  • Cuando comiencen a flotar ya puedes darles la vuelta, para que queden bien dorados por todos los lados.
  • Retira y coloca en papel absorbente para que suelte todo el aceite sobrante.

Sírvelos calentitos acompañado de una buena ensalada o, como aperitivo con un vino blanco seco.

¡Sin duda, triunfarás!

Bizcochitos de canela y jengibre

Bizcochito

Este tubérculo que hoy le añadiremos, jengibre, lo convierte en un postre muy particular…

No es excesivamente dulce pero, con el intenso aroma y sabor del jengibre combinado con la canela, no le faltará ningún otro aditivo.

El jengibre tiene muchos beneficios, vitaminas (B y C), minerales (calcio, fósforo, aluminio y cromo) y algunos ácidos esenciales.

Además, es un poderoso antioxidante compuesto por enzimas, como la proteasa y el zingibaína; al igual que algunos fitonutrientes (los nutrientes de los vegetales), como los flavonoides y los carotenos.

Al igual que nuestro bicarbonato “El Tigre”, es un remedio natural para aliviar el malestar gástrico, nos ayuda a combatir el estrés y tiene efectos antiinflamatorios.

¿Te imaginas unos bizcochitos con esta gran fuente de propiedades y, además potenciado con nuestro gasificante “El Tigre”?

Pues sí, el resultado es un dulce muy tierno, con un intenso sabor que, ¡sin duda, gustará a todos!

Estos son los ingredientes que precisamos:

300 gr de harina de trigo

50 gr de almendra polvo

35 gr de azúcar moreno

Una cucharadita de canela molida

Una cucharadita de ralladura de jengibre fresco y una de jengibre en polvo.

Una pizca de nuez moscada.  

Un sobre doble de gasificante “El Tigre”.

1 yogurt cremoso (tipo griego).

60 gramos de mantequilla.

2 huevos

Ralladura de un limón.

20 ml de aceite de oliva.

Una pizca de sal.

Vamos con la preparación paso a paso:

  • Engrasa un molde con un poco de mantequilla y precalienta el horno a 180º.
  • En un recipiente grande, añade la harina, la almendra en polvo, la canela, el jengibre (fresco y en polvo), la nuez moscada, el sobre doble de gasificante “El Tigre” y la sal. Mezcla todo bien. También puedes trocear muy pequeñito el jengibre.
  • En un cuenco aparte, bate los huevos, y seguidamente incorpora el azúcar, el yogurt, la mantequilla y el aceite. Mezcla suavemente.
  • Incorpora todo el contenido, en el recipiente con la masa seca y remueve bien hasta conseguir una mezcla homogénea.

Bizcochitos de canela y jengibre. 3

  • Vierte la mezcla en el molde engrasado, igualando bien la superficie.
  • Hornea unos 40 minutos. Pincha el centro del bizcocho con un palillo. Si sale limpio y seco, ¡está en su punto!
  • Desmolda y deja enfriar sobre una rejilla.
  • Espolvorea con azúcar glass y decora con unas ramitas de canela.

¡Que lo disfrutéis!

Nota: ¿Sabías que el jengibre junto con la canela, son dos de los afrodisíacos naturales más conocidos?

Pierniki. Las galletas de jengibre típicas de Polonia

 

Este delicioso postre es originario de la ciudad de Toru?, hermosa ciudad medieval y donde nació Nicolás Copérnico.

Es algo parecido a un pan de jengibre, con muchos siglos de tradición porque su preparación data del siglo XIII. Es un producto que se vende o regala como souvenir y tiene infinidad de formas y presentaciones.

Es una receta un tanto laboriosa, sin embargo, el resultado merece la pena. Todos sus ingredientes son muy saludables y con la variedad de especias, le añades propiedades muy beneficiosas para el organismo. Además, como siempre le hemos añadido nuestro gasificante libre de alérgenos, convertirá nuestras galletas en un auténtico “manjar de dioses”.

¡Por cierto! Una de las variedades más populares, es la de chocolate… Ciertamente, “lo tienen todo”.

Los ingredientes son bastantes y además muy variados pero, sin duda no te arrepentirás…

Para la masa necesitaremos:

100 gramos de miel

120 gramos de mantequilla a temperatura ambiente.

130 gramos de azúcar en polvo

2 huevos enteros

350 gramos de harina de vaso de harina de trigo

2 sobres dobles de gasificante “El Tigre”

1 cucharada de Pan de Jengibre

1 cucharadita de cacao en polvo (opcional)

Seguro que te has preguntado ¿qué es el Pan de Jenjibre? Ahí va la solución…

 

Ingredientes para la elaboración del Pan de Jenjibre:

20 gramos de jengibre seco.

15 gramos de clavo.

15 gramos de pimienta negra.

10 gramos de nuez moscada.

50 gramos de corteza de canela.

20 gramos de semillas de cardamomo.

5 gramos de anís.

Es necesario moler todos los ingredientes en un molinillo o con un mortero.

Y ¡listo! Ya tenemos el Pan de Jenjibre preparado para añadir a la masa.

Y para los adornos:

Chocolate líquido.

Nueces.

Almendras en copos.

Coco.

¡Vamos con la preparación!

· Mezcla todos los ingredientes y amasa hasta que consigas una consistencia elástica.

Corta en trozos de unos 2 cm, y despliega la masa con un rodillo hasta conseguir un grosor de unos 3 mm.

Recorta en diferentes formas o, según los moldes que tengas (corazones, estrellas, redondas, etc…). Colócalas en una fuente de horno y sobre papel de hornear.

Precalienta el horno a 180º y hornea las pastas durante unos 10 minutos.

Transcurrido el tiempo, retira del horno y déjalas enfriar sobre una rejilla. Reserva.

Decora con chocolate derretido, con golosinas y con lo que queráis, todas están riquísimas…
– Verás como los peques de la casa se apuntan a la decoración, es la parte más divertida… –

 

Bagel, el desayuno de los neoyorkinos

bagel

Realmente suena genial pero, si no lo has probado nunca te preguntarás: ¿qué es exactamente un bagel?

Estas curiosas rosquillas de pan, originarias de la ciudad de “Cracovia” , Polonia, se popularizaron en toda la comunidad judía y más tarde, llegaron hasta las panaderías de Londres. Hoy en día, están extendidas en todo el mundo, especialmente por Estados Unidos.

Efectivamente, este desayuno típicamente neoyorkino, podemos comerlo a cualquier hora del día. Con relleno dulce o salado, va bien con todo. Además, lo preparas en un minuto y ya tienes tu tentempié para la oficina.

Sólo recorriendo un par de calles de la Gran Manzana, puedes encontrar infinidad de sitios donde tomarlos.

Os cuento un secreto que quizás a un americano no le agradaría demasiado… los puedes encontrar ¡hasta en la sopa!

Bromas aparte, todos están riquísimos.

¿Te animas a prepararlos? Aunque ya los hayáis probado, todos sabemos que en casa siempre sabe mejor…

Ingredientes (saldrán unos 9-10 bagels).

Para preparar la masa:

500 gramos de harina de fuerza.

310 cc. agua tibia.

25 ml de aceite de girasol.

1 ½  cucharada de azúcar

2 sobres dobles de gasificante “El Tigre”.

Una pizca de sal.

Para el glaseado:

1 huevo.

1 cucharada de agua.

Semillas de sésamo o de amapola.

bagel-el-desayuno-de-los-neoyorkinos-1

Y ahora pasamos a la elaboración…

· En un bol grande, mezcla la harina, la sal, el azúcar y los sobres de gasificante. Deja un hueco en el centro.

· A continuación, añade el aceite y el agua (recuerda que debe estar tibia), en el centro del cuenco y sigue mezclando, hasta que la masa no esté pegajosa.

· En una superficie limpia, esparce un poco de harina, coloca toda la masa encima y comienza a amasar con brío  hasta que quede sin grumos y elástica durante unos 12-15 minutos. Déjala reposar, tapada con un paño, unos 10 min.

· Divide la masa en 9 o 10 porciones (según veas), y forma unas bolitas con cada trozo. Amasa cada uno por separado unos minutos más.

· Para dar forma a los bagel, haz una bola con cada porción y con un rodillo pequeño (o con el dedo), haces un agujero en cada uno de ellos. Colócalos sobre una bandeja ligeramente untada de mantequilla y reserva.

· Para conseguir una uniforme y fina corteza, debemos pasarlos vuelta y vuelta por una sartén sin aceite y con fuego mínimo.

· Aparte, coloca una cazuela al fuego con agua y una pizca de sal. Cuando hierva, introduce los bollitos unos 7 minutos, dándoles una vuelta. Conviene no amontonarlos en la olla, mejor pocos cada vez. Coloca sobre papel absorbente y vuelve a disponerlos en la bandeja de horno engrasada.

· Bate el huevo y después pinta toda la superficie. Decora con las semillas a tu gusto y hornea 30 minutos a 190º. Deja enfriar.

Sólo queda abrirlos por el centro y ponerles el relleno que más os guste a todos, dulce o salado…

bagel-el-desayuno-de-los-neoyorkinos-5

Magdalenas con corazón de chocolate y gaseosas El Tigre

magdalena

¡Hola, hola!

compartimos con vosotros nuestra receta estrella, Magdalenas de toda la vida pero… le hemos añadido un toque especial, el chocolate nos encanta y si encima es el de toda la vida pues más. Toma nota es sencillo y sabrosísimo.

Al final de la receta te damos unos trucos para conseguir la magdalena perfecta.

Ingredientes:

210 gramos de harina de repostería

2 sobres dobles de gaseosas El Tigre

una pizca de sal

una pizca de canela

ralladura de limón

3 huevos

175 gramos de azúcar

60 gramos de leche

190 gramos de aceite de girasol o aceite de oliva suave (tipo Arbequina)

Cuadraditos de chocolate Nestlé

 

Elaboración de la receta:

En un bol batimos los huevos con el azúcar. Batimos bien para meter bastante aire a la mezcla y que nos queden más esponjosas. Vertemos la leche, la pizca de sal y el aceite y mezclamos. En otro bol, tamizamos la harina y el gasificante El Tigre. Añadimos la pizca de canela y la ralladura de limón y mezclamos.

Introducimos en un mismo bol las dos masas y vamos mezclando hasta obtener una crema homogénea y fina y reservamos como mínimo una hora. Puede estar en nevera hasta el día siguiente para conseguir mayor esponjosidad.

Por último, rellenamos los moldes hasta una altura de 3/4, introducimos una porción de chocolate en cada molde y espolvoreamos con azúcar y canela. Introducimos en el horno precalentado a 210º durante 15 minutos y listas.

 

Los trucos del tigre:

Utilizar moldes rígidos. Si no tenemos la típica bandeja para hacer varias magdalenas a la vez, podemos utilizar las flaneras de aluminio de toda la vida. Meteremos los moldes de papel en cada una de las flaneras y rellenamos con la masa. Este truco nos ayudará a conseguir el copete de la magdalena. Normalmente si solo utilizamos el molde de papel, suelen quedarse planas.

Dejar reposar la masa, puede ser una hora o dejarla preparada para el día siguiente. Conseguiremos que las burbujas de aire hagan subir el volumen de la magdalena y una mayor esponjosidad.

Los ingredientes, mejor a temperatura ambiente.

No te pases con el azúcar, puede resecar la masa.

La harina que utilices en esta receta que sea especial de repostería.

Bate mucho los huevos para añadir aire a la masa. Puedes optar por separar las claras de las yemas y montarlas a punto de nieve.

El aceite tiene que ser suave para que no enmascare demasiado el sabor de la magdalena.

Lo más importante, utiliza gaseosas El Tigre, es gasificante alimenticio sin química y sin gluten y lo mejor, que son de toda la vida por lo que tienen mucha experiencia en esto de impulsar las masas. En concreto 101 años de historia y experiencia ;).

Azúcar invertido con gasificante El Tigre

azucar

Hoy no toca receta, pero vamos a hablar de ese gran desconocido que en ocasiones vemos en muchas de nuestras recetas de repostería, el azúcar invertido.

Lo podemos encontrar en multitud de productos, en los que la reacción química para conseguirlo se produce de manera involuntaria, al mezclar determinados alimentos. Un ejemplo sería cuando estamos preparando una mermelada, al mezclar el azúcar con el ácido del limón (que normalmente añadimos a esta preparación casera), provoca sin darnos cuenta la inversión del azúcar. Se rompe la sacarosa (o azúcar común de mesa) en los elementos básicos que la componen, glucosa y fructosa. Prepararlo en casa es muy sencillo, solo necesitamos unos pocos ingredientes.

. 400 gr. de azúcar blanquilla.

. 170 ml. de agua mineral embotellada (no usar agua del grifo).

. 1 sobre doble de gasificante “El Tigre”.

En un cazo, mezcla el azúcar con el sobre de ácido, el agua mineral, y mezcla bien. Pon el cazo en el fuego y lleva a ebullición pero sin dejar de remover suavemente. En el momento en que inicie el primer hervor, retira el cazo del fuego e introduce un termómetro de cocina en él. Déjalo atemperar durante unos 20 minutos, hasta que alcance 50ºC.

Controla la temperatura y cuando llegue a unos 50-60ºC saca el termómetro y añades a la mezcla el sobre de gasificante. Se formará una espuma espesa y blanca. Deja reposar hasta que la espuma se diluya completamente y obtengamos una mezcla amarillenta y transparente. Vierte la mezcla en un recipiente hermético y deja enfriar por completo.

¡Ya tenemos nuestro azúcar invertido listo!

Conserva en un lugar fresco, seco y a temperatura ambiente. Se mantendrá hasta 6 meses si lo cierras hermético después de cada uso. La principal característica del azúcar invertido es su alto poder endulzante. Es hasta un 30% superior al de cualquier azúcar. Deberás sustituir una parte del azúcar que nos indique la receta por azúcar invertido, dependiendo del tipo de producto que prepares. Conseguirás un sabor más dulce con menos cantidad de azúcar.

Puedes utilizarlo de manera habitual en tus preparaciones, te sorprenderá la diferencia. Las masas y panes serán más esponjosos y se mantendrán tiernos más tiempo. Los helados quedarán más cremosos. En la elaboración de panes y repostería aumenta la fermentación de las masas porque la levadura digiere mejor la glucosa y la fructosa por separado que la sacarosa en sí misma.

Calamares a la romana

rebozado

¿Qué puede haber mejor que tomar unos buenos calamares a la romana en una terraza? Acompañados de una cerveza, vino o un refresco, es un clásico del verano.

Pero, en ocasiones, lo que apetece es disfrutar de una buena comida en casa y acompañado de familia o amigos. Ya sabes que, según nuestra opinión, donde mejor sabe todo es en casa de uno, ¿tú que opinas? Además, es un aperitivo que gusta a todos, pequeños y mayores.

Sin embargo, el rebozado no es tan fácil como parece. Seguro que alguna vez te has preguntado, ¿cómo harán para que queden tan esponjosos y tiernos?

Hoy utilizaremos dos de nuestros productos “El Tigre”, bicarbonato y un sobre doble de gasificante (uno con el bicarbonato sódico y el otro con el acidulante). Producto que al mezclarse con la parte líquida de la masa, forma unas burbujas de gas cumpliendo con su función de aportar esponjosidad a tus platos.

Vamos a ver en primer lugar los ingredientes y, a continuación seguiremos con la receta y sus trucos para que los tuyos sean ¡los mejores!

Ingredientes :

Calamares limpios (aproximadamente 1 kg, cortados en anillas de 1 cm. de grosor).

Un huevo (a temperatura ambiente).

Una cucharadita de bicarbonato “El Tigre”.

50 gramos de harina.

Una pizca de sal

1 sobre doble de gasificante “El Tigre”

Aceite de oliva virgen.

· Muy importante: El día anterior a la preparación, poner los calamares en un bol con una cucharadita de bicarbonato. Mezcla bien y reserva en el frigorífico mínimo 12 horas.

· Al día siguiente, lava bien los calamares y sécalos con papel absorbente.

· Y ahora, vamos a preparar la masa para el rebozado. (Esta masa, puedes prepararla y conservarla bien tapada en la nevera hasta 24 horas antes de freír los calamares).

· Separa la yema de la clara del huevo y reserva la yema. Añade un poco de sal a la clara y bate bien. Después incorpora la yema y el sobre doble de gasificante “El Tigre” y remueve hasta que queden todos los ingredientes bien integrados.

· A continuación, añade la harina poco a poco y sin dejar de remover. Cuando notes que la mezcla empieza a separarse de los bordes del recipiente, ¡ya está lista!

· Pon abundante aceite a calentar y fríe los calamares, previamente untados en la mezcla, y dejando espacio entre ellos para que no se peguen. Colócalos en papel absorbente, para que suelten toda la grasa.

· Es muy importante servirlos siempre recién hechos.

Un consejo: Si espolvoreas los calamares con harina antes de pasarlos por la masa del rebozado, evitarás que salpiquen al freírlos.

Puedes comerlos al plato, como tapa y ¡porqué no! también en bocadillo…

¡Date un capricho, te lo mereces!

Pancake al estilo Holandés

Cuando pensamos en Amsterdam, nos viene a la cabeza el “Barrio Rojo” y los “Coffee Shop” pero, la realidad es que se podría definir como una de las ciudades europeas con más multiculturalidad y una variada gastronomía. Entre sus especialidades se encuentran los panqueques, llamados Pannenkoeken, con un abanico de ingredientes distintos que te deja con la boca abierta.

Hay que resaltar que su máxima son los quesos que combinan en una gran variedad de platos o simplemente solos… En Holanda, “siempre” encuentras una excusa para comer queso a cualquier hora del día. Vamos a realizar los típicos panqueques de la zona, con algunos quesos variados, dándoles el aspecto esponjoso al que nos hemos habituado en todos nuestros platos con nuestro gasificante “El Tigre”.  Seguro que has probado más de uno pero, no puedes perderte la textura que adquiere esta variedad de tortita con este producto que cumple la función de impulsor químico, pero sin fosfatos. Esperamos que disfrutes preparando este sencillísimo plato, tan sabroso como rápido de preparar.

Los ingredientes para la masa son:

· 250 gramos de harina

· 250 ml de agua tibia (también puedes utilizar leche)

· 2 huevos

· 1 cucharadita de soda “El Tigre”

· Una pizca de sal

· Una cucharada de aceite o mantequilla.

Y para el relleno…

· Mezcla de quesos holandeses rallados. (Gouda, Edam, Maasdam y Old Amsterdam). Puedes variar según preferencias.

· Jamón Cocido, tocino ahumado o cualquier otro embutido.

· Un poco de orégano.

Vamos con la preparación:

· Bate la harina con el agua (o leche) tibia y añade una cucharadita de soda. La textura debe ser bastante líquida.

· Prepara una sartén antiadherente y píntala con unas gotas de aceite y con la ayuda de un pincel.

· En una sartén antiadherente, echamos unas gotas de aceite y las extendemos con un papel de cocina por toda la superficie.

· Cuando esté bien caliente, vierte la mezcla con un cucharón como medida y extiéndela por toda la superficie de la sartén.

· Incorpora el resto de ingredientes bien distribuidos y cuando la masa empiece a despegarse de la superficie, le das la vuelta.

(Es muy importante que la sartén esté en perfectas condiciones de antiadherencia, si no es así podría acabar en un desastre esparcido por toda la cocina).

· Repite el procedimiento hasta acabar con la mezcla. Puedes servirlas extendidas o con forma de rollito…

Recuerda que puedes prepararlas con ingredientes también dulces. Comerlas en el desayuno, merienda o para un almuerzo rápido…

Sírvelas bien calentitas, ¡están riquísimas!

Increíble brazo de gitano de chocolate

Brazo de Gitano

¿Empezamos por explicar de dónde viene el nombre de este delicioso postre? Cuenta la leyenda que, desde principios del siglo XIX y hasta mediados del XX, pasaban por las pastelerías unos caldereros, en su mayoría de etnia gitana, ofreciendo sus servicios. Tras pagar los arreglos de calderas, peroles y ollas, los pasteleros les empezaron a regalar los recortes que sobraban de los pasteles del día. Los enrollaban en una plancha de bizcocho. “Cuando se marchaban con su cilindro de recortes apoyado en el brazo, los operarios del obrador comentaban: ‘Qué bien va el pastel en el brazo del gitano’. Se popularizó tanto, que se comenzaron a hacer expresamente y se quedaron con el nombre de brazo de gitano”, narra el presidente del Gremi de Pastisseria de Barcelona, Joan Turull i Estatuet.

De momento, lo que interesa es la realización, que admite muchos rellenos (incluso salados) y que sin duda a todos les encantará. Nosotros hoy vamos a prepararlo de chocolate y trufa, por supuesto con Gaseosas El Tigre.

En primer lugar, los ingredientes que necesitamos:

Para la masa:

6 huevos

100 gr. de azúcar

100 gr. de harina

1 sobre doble de gaseosa “El Tigre”.

1 pellizco de sal

1 cucharada de vainilla

Y para el relleno:

400 gr. de nata para montar

400 gr. de chocolate fondant

25 gr. de mantequilla

25 gr. de azúcar glass

Y ahora ya estamos preparados para preparar la masa y su relleno.

Para la masa

  • Separa las yemas de las claras y bate (las claras) con la vainilla, la mitad del azúcar y una pizca de sal hasta que estén a punto de nieve. Reserva.
  • A continuación, bate la yemas con el resto del azúcar hasta quedar espumoso.
  • Añade a la mezcla las claras, muy lentamente, para que no pierdan su punto.
  • Mezcla la harina con el sobre de gaseosa “El Tigre” y tamiza. Incorpórala a la mezcla y sigue removiendo hasta que estén todos los ingredientes bien integrados.
  • En una bandeja de horno, con papel y untado en aceite, extiende toda la masa y hornea durante 10 minutos a 180º, hasta que esté dorada.
  • Transcurrido el tiempo, sácala de horno y, con sumo cuidado, vuélcala sobre un paño de tela y separa el papel de hornear. Envuelve la masa junto con el paño y formando un rollo. Deja enfriar.

Para el relleno:

  • Pon un cazo con 300 ml de agua al fuego y cuando hierva añade el chocolate fondant.
  • Cuando esté fundido, añade la mantequilla y remueve bien. Conserva caliente, al baño Maria.
  • Monta la nata y añádele el azúcar glass hasta que esté completamente integrado.
  • A continuación, añade aproximadamente 150 gr. del chocolate fundido y mezcla bien. Ya tenemos la trufa preparada.
  • Desenrolla el bizcocho (debe estar frío) y vierte la trufa por encima, dejando libre un pequeño espacio al final, y procede a enrollarlo bien.
  • Pon el rollo relleno sobre una rejilla y cúbrelo con el resto del chocolate, por encima y por los lados.
  • Con una púa o un peine, puedes hacerle un dibujo como el de la foto, o incluso adornarlo con fideos de colores o lo que más os guste. Reserva en el frigorífico.

¿Has probado el Brazo de Gitano de chocolate? 2

Sírvelo con un poco de nata y te aseguro que tendrás que prepararlo en más ocasiones.

¡Les va a encantar!