Entradas

Bizcocho integral de plátano y pepitas de cacao

¿Has probado alguna vez la combinación del chocolate con el plátano? 

¡Es delicioso! Cuando prepares esta receta, todos disfrutaran de un desayuno o merienda sin grasas hidrogenadas, conservantes y otras sustancias que componen la bollería industrial. Además, con “El Tigre” disfrutarás de un producto totalmente libre de alérgenos y sin riesgo de contaminación cruzada.

Si habías pensado en cocinar este dulce, te sorprenderá la facilidad y lo rápido que se prepara.

Es un tipo de bizcocho con un sabor intenso a plátano, que mezclado con las pepitas de cacao, combina a la perfección. El plátano es un alimento altamente nutritivo y muy rico en azúcares y también en minerales como el potasio, hierro, magnesio y betacaroteno, muy bajo en sodio. Y también vitaminas A, E y C. Una fruta muy indicada para los niños, pero también para los no tan niños…

El cacao es un alimento muy digestivo y antioxidante, gracias a su riqueza en flavonoides. Rico en grasas, manganeso, zinc y vitaminas del grupo B. Es neuroprotector, con lo cual mejora el flujo cerebral, por tanto es ¡excelente para estudiantes!

Este bizcocho es muy típico de la repostería anglosajona, lo llaman pan de plátano o “banana bread”.

Vamos con los ingredientes:

Antes que nada, asegúrate de sacar los ingredientes que estén en la nevera una media hora antes, de esta forma todos estarán a la misma temperatura.

190 gr harina integral (avena, espelta, trigo, centeno…)

120 gr de mantequilla a temperatura ambiente.

90 gramos de pepitas de cacao ecológico.

120 gramos de azúcar moreno integral.

3 plátanos (ó 4 si son pequeños)

3 huevos

1 sobre doble de gasificante “El Tigre”.

Una pizca de sal.

Ahora nos disponemos a comenzar con su preparación:

  • Precalienta el horno a 180º.
  • Separa las claras de las yemas y bate a punto de nieve. Reserva.
  • En un bol, mezcla la mantequilla, el azúcar y las yemas.
  • Añade a la mezcla anterior, la harina y el sobre doble de gasificante “El Tigre”.
  • Cuando esté todo bien mezclado añade las claras poco a poco, para que no bajen.
  • En un recipiente pequeño, mezcla las pepitas de cacao con un poco de harina y añade un poco de leche hasta cubrir todo. Con las pepitas humedecidas, conseguirás que no todas queden en el fondo del bizcocho.
  • Aplasta bien los plátanos con un tenedor y añádelos también. Añade a la mezcla las pepitas de chocolate.
  • Engrasa el molde con mantequilla, vierte dentro toda la pasta y mezcla suavemente con una espátula.
  • Hornea unos 30-40 minutos vigilando cuando empiece a dorar. Pincha con un palillo de madera, si sale completamente seco, el bizcocho ya está listo. Sácalo del horno y deja enfriar.
  • Cuando esté frío, desmolda, corta en rebanadas y espolvorea con azúcar glass (opcional). Realmente no lo necesita, ¡así está riquísimo!

Tal y como has podido comprobar, es una receta muy fácil de preparar. Además, es magnífico para que los más peques de la casa se habitúen a comer fruta de una forma divertida.

También puedes ponerle una cobertura de chocolate, se convertirá en una ¡magnífica tarta de cumpleaños! ¡A disfrutar!

 

Tortilla de patata con un toque del Tigre

¿Conoces a alguien que no le guste la tortilla de patatas? Es el plato o tapa estrella de la cocina española, y la más consumida por los españoles. Se cocina en todas las casas, y nunca hay dos iguales. Además, se puede comer caliente o fría, ¡está igual de buena!

A casi todo el mundo le gusta la tortilla de patatas y es muy fácil de preparar pero, necesita algo de paciencia y mucho cariño. La tortilla de patatas o tortilla española se cocina de muchas maneras; dependiendo del corte de la patata, la cantidad de huevos que incorpores a la receta y si la condimentas más o menos.

Puede comerse como tapa, acompañada de pimientos verdes fritos o con lo que quieras poner y de cualquier salsa, mayonesa, allioli, salsa de tomate, etc.. ¡Todas están riquísimas!

En nuestro caso, junto con la patata le añadiremos cebolla, aceite, una pizca de sal y el sobre doble de gasificante “El tigre”, para darle un toque más especial; Resultará más esponjosa y jugosa. ¿Por qué no lo pruebas y nos cuentas el resultado?.

¡Vamos con las proporciones!

4 huevos

1/2 kg de patatas

1 cebolla 

Aceite de oliva

1 sobre de gasificante “El Tigre”.

Una pizca de sal .

Y a continuación…

  • Pela las patatas, lávalas y córtalas en dados no demasiado grandes.
  • A continuación, procede de igual manera con la cebolla y reserva aparte.
  • Prepara una sartén con bastante aceite de oliva a calentar. Cuando haya alcanzado temperatura, incorpora las patatas para que se cocinen poco a poco.

  • En otra sartén, pon una cantidad moderada de aceite y pocha las cebollas a fuego muy lento. (No la queremos tostada, simplemente transparente).
  • Una vez estén listas las patatas, sácalas y colócalas en papel absorbente para que absorba el aceite sobrante. 

¡Nota importante! Las patatas deben estar entre fritas y cocidas.

  • En un recipiente, Batir los huevos con un poco de sal y la gaseosa “El Tigre”. Mezclar muy bien para que no queden grumos. 
  • Añade al huevo batido con la gaseosa “El Tigre” la patata y la cebolla. Mezcla bien pero no lo aplastes.
  • En una sartén con un poco de aceite a fuego medio, vierte la mezcla y pasados 3-4 minutos dales la vuelta con la ayuda de un plato para que cuaje bien por los dos lados. Recuerda que tienen que hacerse bien los bordes. Espera otros 3-4 minutos y coloca en un plato llano y grande.

¡Y ya tenemos lista la tortilla! Se van a chupar los dedos… 

Puedes servirla como aperitivo o acompañada con una buena carne o pescado. Y para una cena ligera… con un poco de pan con tomate.

 

Las originales cookies de chocolate americanas

Cookies

Hoy vamos a preparar las típicas galletas americanas “Cookies”, pero siempre con nuestro producto estrella, ¡gasificante “El Tigre”! Con dos sobres, el de las estrellitas con el gasificante (bicarbonato sódico con un poco de sacarina) y el blanco con el acidulante (ácido cítrico), para cumplir la función de impulsor químico. De esta forma, separados, se evita que la reacción se produzca antes de tiempo y conseguimos las mejores condiciones para nuestras cookies.

Estas galletas son grandes, irregulares y con trocitos de chocolate. Son fáciles de preparar y “si sobran”, puedes guardarlas en un recipiente hermético, aguantarán durante bastante tiempo.

Este clásico de la repostería americana ya se ha extendido al resto del planeta, y se puede también elaborar sustituyendo el chocolate por otros alimentos como frutos secos o incluso chucherías; sin embargo no olvidemos que, con chocolate suelen ser las favoritas de los niños.

¡Atención golosos! Vamos con la receta.

Ingredientes:
500 g de harina.
250 g chips de chocolate
175 g de mantequilla (temperatura ambiente).

200 g  de azúcar moreno

100 g  de azúcar blanco
1 sobre doble de gasificante “El Tigre.
1 huevo entero
1 yema de huevo
Una cucharadita de vainilla en polvo.

Preparación:

  • Precalienta el horno a 160ºC.
    · En un recipiente  mezcla la harina, la sal y el gasificante. Reserva.
    · En un bol, mezcla la mantequilla con el azúcar y bate bien.
    · Agrega el huevo, la yema de huevo, una cucharadita de vainilla y sigue mezclado hasta que se integren bien todos los ingredientes.
    · A continuación, coge la mitad de la mezcla de harina e incorpora. Bate hasta que esté bien combinado y procede de igual forma con el resto de la harina.

 

SONY DSC

  • Por último, puedes agregar el chocolate y remover hasta incorporarlo bien.
    · Con la ayuda de una cuchara vas colocando la masa, en forma de bolas, en la bandeja del horno. Mantén las porciones separadas porque estas galletas se extienden mucho.
  • Hornea a 160ºC de 15 a 20 minutos ( o cuando veas que se han dorado los bordes).

Deja enfriar bien en la propia bandeja para para que no rompan al retirarlas.

Estas cookies son tan grandes que, con una ya quedas satisfecho. Anímate a probar diferentes combinaciones: chocolate blanco en lugar de negro, sustituir por nueces troceadas, pasas, etc…

La base es igual para hacer cualquier tipo de cookie.

¡Que las disfrutéis!

Cookies americanas. 3

Irresistibles galletas de miel y canela

Galletas

En algunos países las llaman Melitas. Estas sabrosas galletas son muy fáciles de elaborar y por sus ingredientes, tienen muchos beneficios para la salud, especialmente si las cocinamos con productos libres de alérgenos y gluten como El Tigre.

La miel y la canela dos son alimentos muy nutritivos que, si los combinamos bien, nos ayudarán a activar el metabolismo y reducir la ansiedad por consumir azúcares en exceso.

Además, gracias a sus propiedades antioxidantes son un buen remedio de belleza, ya que ayudan a disminuir los daños en los tejidos causados por el paso del tiempo.

¿Estás deseoso de conocer cómo se cocinan? ¡Allá vamos!

Los ingredientes que necesitamos son:

125 ml. de aceite de girasol.

225 gr. de harina.

100 gr. de azúcar.

1 huevo.

65 gr. de miel (preferiblemente orgánica, ya que garantiza un procesado natural).

2 sobres de gasificante “El Tigre” 🙂

1 pizca de sal.

Galletas de miel y canela. 2

Y, a continuación, el proceso:

– Precalentamos el horno a 180º

– En un bol grande colocamos el huevo, el aceite, el azúcar y la miel.

– Mezcla muy bien los ingrediente y a continuación incorporas la harina, la sal y los sobres de gasificante El Tigre, removiendo hasta formar una masa homogénea.

– Con la ayuda de una cuchara vas confeccionando bolitas y las colocas sobre papel vegetal en la bandeja del horno.

– Con las manos las aplastas un poco y horneas unos 10 minutos, hasta que estén doradas y tengan un aspecto inmejorable.

 

Déjalas enfriar y… ¡a comer!

Pan de Pizza

pizza

 

La receta del pan de pizza casera es bien sencilla, consiste en una masa ligera, enriquecida con aceite de oliva y orégano que debe hornearse a temperatura elevada.

Es un plato típicamente italiano de origen napolitano. En su inicio eran unas tortas de pan apenas aromatizadas con hierbas y aceite. Puedes adornar con aceitunas sin hueso o espolvorearlas con queso pero a nosotros nos encanta el original. Puedes utilizarlo simplemente como aperitivo o acompañado de unos embutidos para una cena.

¡Con seguridad, a todos les va a encantar!

Es un excelente alimento para el organismo, con ingredientes y complementos naturales y apto para incluir en cualquier dieta saludable. Contiene fundamentalmente hidratos de carbono complejos al igual que el pan, el arroz, las pastas alimenticias, las legumbres y las patatas.

¿Quieres saber el secreto para conseguir una masa perfecta?

Los ingredientes son muy básicos y se encuentran en todas nuestras casas…

Para la masa:

250 gr. de harina.

1 taza mediana de agua templada.

3 cucharadas de aceite de oliva virgen.

Una pizca de sal

Una pizca de azúcar

1 sobre doble de Gaseosa “El Tigre”.

Para la preparación:

Disuelve bien el agua con la gaseosa y el azúcar.

A continuación, coloca la harina en una superficie lisa y limpia en forma de volcán y dejando un hueco en el centro. Vierte la mezcla anterior.

Añade la sal y las tres cucharadas de aceite y amasa enérgicamente durante unos 12 minutos.

Pan de pizza. 2

Con un cuchillo haz una cruz en el centro.

Cubre con un trapo húmedo y déjala reposar durante una hora.

Transcurrido el tiempo o cuando la masa haya doblado su volumen vuelve a amasar bien otros 10-12 minutos y después de formar una pelota, déjala reposar de nuevo durante 15 minutos.

Calienta el horno a 250º.

Extiende desde el centro con las manos y a continuación con la ayuda de un rodillo hasta que consigas un grosor de 3-4 milímetros y con una forma lo más rectangular posible (será más fácil para cortar en tiras del mismo grosor).

Coloca la masa en la bandeja del horno y riega generosamente con aceite de oliva virgen y orégano (si quiere puedes añadir aceitunas bien colocadas en fila y mas o menos la mitad de la masa y espolvorear con queso parmesano el resto).

Hornea a 250º durante unos 10 minutos sin abrir el horno (dejaría de subir).

Cuando esté dorada y crujiente. Retira y tras unos minutos ya puedes cortarla en tiras de unos 3 cm. Sírvela templada.

Bon Appétit!

Esponjosos bollitos de sabores para tus planes con amigos

Panecillos

Estos bollitos son perfectos para una cena informal acompañados de quesos, fiambres o jamón. Su textura es muy esponjosa y ligera y puedes hacerlos de cuantos sabores se te ocurran.

¡Sin duda triunfarás! 🙂

Para confeccionar unos 20 panecillos:

500 gramos de harina.

2 sobres dobles de gaseosa “El Tigre”.

1 cucharada de azúcar.

1 y ½ cucharadas de sal.

25 gramos de mantequilla.

250 cc. de agua tibia.

1 huevo.

1 tacita de leche.

Un poco de pimentón dulce.

Los ingredientes para los diferentes sabores deben ser a tu gusto, sin embargo te damos alguna idea.

Panecillos de queso: 100 gr. de queso parmesano (también puedes mezclar cualquier otro).

Panecillos de cebolla: 1 cebolla picada y rehogada o 2 puerros y una cucharada de mantequilla.

Panecillos de hierbas: 2 cucharadas de perejil, albahaca, orégano, o alguna otra variedad.

Panecillos de tomate: 2 tomates maduros troceados, previamente rehogados y un par de dientes de ajo muy picado.                                      

Elaboración:

. En una superficie plana pon la harina en forma de corona dejando un hueco en el centro y agrega los dos sobres dobles de gaseosa “El Tigre”. A continuación incorpora el azúcar y la mantequilla.

Añade la sal en el borde de la corona, es muy importante que no tome contacto con la gaseosa.

A continuación, vierte en el centro muy despacio el agua y comienza a mezclar todos los ingredientes; suavemente al inicio, procede a amasar enérgicamente durante unos minutos (si se pega a las mano puedes ir añadiendo un poquito de harina) y forma una bola.

Panecillos tiernos de sabores.2

Deja reposar la masa tapada con un paño y en un lugar templado hasta que duplique su tamaño.

Cuando haya doblado su tamaño y amasa unos minutos y separa en pequeñas porciones.

Añade a cada uno el ingrediente que hayas elegido y confecciona los bollitos del tamaño que quieras. Es aconsejable hacerlos, más o menos, del tamaño de una nuez.

Colócalos en la bandeja del horno previamente untada con mantequilla (o sobre papel de horno) y un poco separados entre sí. Tápalos nuevamente con un paño hasta duplicar su volumen.

Bate el huevo, agregándole un poquito de leche y pinta los bollitos. Espolvorea con un poco de pimentón dulce y hornea a 200º unos 10-15 minutos. Cuando estén dorados retira y deja enfriar un poco.

¡Ahora sólo te falta probarlos en buena compañía!

Rosquillas de canela y limón

Rosquillas

¡Que recuerdos de la infancia! Este dulce que nos hacía nuestra abuela y al que ninguno podía resistirse, pequeños y mayores…

¿Os apetece repetirlas? Vamos a preparar uno de canela y limón, ideal para el desayuno o la merienda. ¡O simplemente a cualquier hora de día!

Comenzamos con los ingredientes necesarios:

4 huevos muy frescos.

350 gramos de harina de trigo.

100 gramos de azúcar.

Un vaso de leche tibia.

75 mililitros de aceite de girasol.

Zumo y ralladura de limón.

Dos cucharadas de canela en polvo.

Una cucharadita de aroma de vainilla.

2 sobres dobles de gaseosa “El tigre”

 

¿Tenemos todos los ingredientes? Pues vamos con la preparación:

– En un bol bien amplio, bate los huevos y le añades el azúcar y la ralladura de limón. A continuación vas añadiendo el aceite y el zumo de limón (conseguirás ese toque de sabor ácido tan característico) y mezclas bien todo, añade la leche y el aroma de vainilla y mezcla.

– Seguidamente los sobres de gaseosa “El tigre” y a continuación incorporas la harina muy despacio sin dejar de remover y hasta conseguir una masa compacta.

– ¡Ahora es el momento de ensuciarse las manos! Coloca la mezcla en la encimera y sigue amasando con energía y agregando harina en forma de lluvia hasta que no se pegue a tus manos. Extiende la  masa y deja reposar una media hora, tapada con un paño limpio y seco.

– Transcurrido el tiempo de reposo, forma pequeñas bolas (aprox. 4 cm de diámetro) y con los dedos agujereas el centro dándoles la forma característica de las rosquillas. Ya los tenemos preparados para freír en abundante aceite caliente.

– Una vez doradas, escurrir en un plato con papel absorbente y espolvorear con una abundante mezcla de canela y azúcar.

– En cuanto se enfríen estarán lista para comerlas. ¡Se chuparán los dedos!

El Tigre nos recomienda: Utiliza siempre productos muy frescos.

Bizcocho clásico de yogurt 1, 2, 3

bizcocho

Si hay una receta que para un fanático repostero nunca pasa de moda, es la del bizcocho clásico de yogur; ese bizcocho tierno y esponjoso que no necesita más ingredientes que los de la receta tradicional, la de toda la vida. Y de eso precisamente, de sabores de toda la vida, El Tigre sabe, y mucho.

Y no importa eres principiante o si estás pensando en tirar la toalla en el mundo “bizcochil” porque no encontrarás otra receta más sencilla que esta. ¿Te animas?

Vamos con los ingredientes:

– 1 yogur natural o de limón.

– 1 medida del vaso del yogur de aceite de girasol o de oliva muy suave.

– 2 medidas de azúcar.

– 3 medidas de harina de trigo.

– 3 huevos.

– 3 sobres dobles de gaseosa El Tigre.

– Ralladura de limón.

– Mantequilla (para engrasar el molde).

Y ahora sí, con todos los ingredientes listos y pesados con exactitud (la pastelería es una ciencia exacta, amigo, olvida el “a ojo” como medida válida), ¡vamos con el paso a paso!

  1. Precalienta el horno a 180º arriba y abajo.
  1. En un bol grande bate con unas varillas eléctricas los tres huevos y el azúcar. Después, añade poco a poco el aceite y el yogur y mezcla hasta que estén todos los ingredientes bien integrados.
  1. Incorpora la harina y los sobres de gaseosa El Tigre tamizados (la mayoría de los mortales lo hacemos con un colador, tranquilo) y sigue mezclando hasta conseguir una masa de textura fina.
  1. Añade la ralladura de limón. En este paso, también puedes echar aroma de vainilla o canela en polvo y quedará delicioso.
  1. Engrasa un molde untándolo con mantequilla. Vierte la mezcla y hornea durante unos 35 minutos a 180º. Pero ya sabes, cada horno es un mundo.
  1. Comprueba que el bizcocho está hecho pinchando un palillo en el centro. Si sale limpio, ya está listo. Si no, hornea unos minutos más y repite la prueba; el palillo no engaña.
  1. Una vez horneado, déjalo templar dentro del molde, sin dejar que se enfríe del todo. ¡Y listo para hincarle el diente! Un bizcocho casero que nunca debe faltar en tu casas.

Y para rematar la elaboración, desde El Tigre te damos tres trucos rápidos para que tu bizcocho no sufra torturas ni se convierta en una especie de mazacote incomible:

– No se te ocurra abrir el horno, al menos durante las 2/3 partes del tiempo de cocción.

– Utiliza harina de trigo común, nunca esas mezclas que añaden impulsor químico. Solo harina y El Tigre, por su lado, hará el resto 😉

– Si al incorporar los huevos, separas las claras de las yemas, la esponjosidad de tu bizcocho se triplicará. Da más trabajo, sí, pero tus invitados te lo agradecerán.

¡Que aproveche! 😉