Entradas

Bizcocho de turrón de Suchard

¡Hola!

Seguimos con recetas navideñas, ya no queda nada para recibir a Papa Noel. Los peques estos días están muy nerviosos y es muy gracioso ver como se comportan más correctamente por miedo a quedarse sin juguetes. Se nos ha ocurrido que que mejor manera de recibir a Papa Noel que con un bizcocho casero y sabroso.

Ahora es temporada de turrones así que tiramos de despensa y cocinamos un rico bizcocho de Suchard.

Ingredientes:

2 huevos

65 gramos de azúcar

175 gramos de harina

165 mililitros de leche

85 gramos de mantequilla

260 gramos de turrón Suchard

Dos sobres dobles de Gaseosas El Tigre

Preparación:

Precalentamos el horno a 170 ºC.

Fundimos el turron en el microondas y dejamos enfriar.

Batimos la mantequilla semiderretida con el azúcar. Posteriormente y sin dejar de batir añadimos primero un huevo y luego el otro.

Añadimos el turrón.

Juntamos la harina con el gasificante y tamizamos.

Empezamos a echar la leche en dos partes y alternando con la harina, sin dejar de batir.

Vertemos en un mode de silicona y llevamos al horno durante 3o minutos.

Dejamos enfriar y desmoldamos. No lo hemos decorado pero podrías hacerlo con azúcar glas.

 Esperamos que os guste.

 

¡Feliz Navidad!

Las galletas de “María Matoso” y El Tigre

Hola,

esta semana no nos ha dado tiempo a cocinar pero una gran amiga de El Tigre nos ha regalado una receta riquísima y muy sencilla, así que vamos a compartirla con todo vosotros. Alguno de vosotros seguro que ya la ha visto en los comentarios de facebook. Gracias María Matoso. en tu honor hemos llamado estas galletas por tu nombre ;).

Ingredientes:

4 huevos
Un cuarto de azucar
Un cuarto de harina
Un cuarto de aceite
4 sobres dobles de gaseosas el tigre
Ralladura de limón
Una cucharadita de vainilla
1 pastilla de chocolate de repostería

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180 º.

En un bol batimos los huevos y vamos añadiendo el azúcar, la harina,  el aceite, el gasificante El Tigre, la ralladura de limón y la cucharadita de vainilla, es decir todos los ingredientes excepto el chocolate.

Mezclamos con las manos hasta formar una masa que queda blandita. Preparamos la bandeja del horno con papel vegetal y con ayuda de una cuchara vamos colocando porciones en la bandeja. Es importante que estén separadas porque crecen mucho en el horno.

María nos dice que no nos asustemos si no quedan bonitas en crudo porque tras el horneado se quedan como las de la imagen.

Introducimos la masa en el horno durante 12 minutos a 180 º. Tiene que quedar ligeramente doradas.

Las sacamos y las dejamos enfriar. Mientras, derretimos el chocolate al baño maría y cuándo estén frías las galletas vamos decorando nuestras galletas con el chocolate derretido. Podéis ayudaros de una cuchara para ir dejando caer un hilo fino de chocolate.

 

Bizcocho veteado o marmolado

Hola a todos,

hoy nos hemos animado con un bizcocho marmolado, nunca nos habíamos atrevido porque desconocíamos lo fácil que era conseguir ese aspecto de mármol en un bizcocho y nos hemos dado cuenta que es sencillísimo. Os lo explicamos paso a paso para que os animéis a cocinarlo. Está riquísimo y el aroma a mantequilla es delicioso.

Ingredientes:

300 gr. de mantequilla a temperatura ambiente, cortada en trozos

280 gr. de azúcar

5 huevos

370 gr. de harina de repostería

1 sobre doble de gaseosas El Tigre

70 gr. de leche entera

30 gr. de cacao puro en polvo

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º y engrasamos un molde redondo desmoldable de 24 centímetros de diámetro.

Ponemos en un bol la mantequilla troceada y a temperatura ambiente y añadimos el azúcar. Mezclamos con ayuda del robot de cocina.

 

Añadimos los huevo y batimos un poco más. A continuación incorporamos la harina,  el sobre doble de gasificante El Tigre y 40 gramos de leche. mezclamos de nuevo con el robot de cocina.

Ayudándonos con una espátula, vertemos la mitad de esta masa en el molde engrasado y reservamos.

Al resto de la masa añadimos el cacao y los 30 gramos de leche restante y volvemos a mezclar hasta que quede una masa homogénea.

Vertemos esta segunda mezcla por encima de la otra que tenemos reservada en el molde y con ayuda de un tenedor vamos haciendo movimiento de arriba a abajo para que se mezclen los dos colores.

Horneamos durante 50 minutos, a 180º . Sacamos del horno, dejamos reposar dentro del molde durante 10 minutos, desmoldamos y colocamos sobre una rejilla hasta que enfríe completamente.

 

Ahora ya solo falta cortar y ver nuestro bonito veteado. ¡Es muy divertido, ver como quedan mezclados los dos colores!

Ultramarinos, qué lugares (II)

ultramarinos

De la misma manera que hay productos de toda la vida, también quedan todavía algunos de esos locales que son el emblema de un barrio. Un par de meses atrás, nos metíamos en la despensa del más antiguo de España, que fue fruto del amor entre un francés y una señora oscense. También el amor está detrás de la historia de otra pequeña tienda de comestibles en la ciudad de Málaga.

Mari Carmen Rodríguez, además de mucha sensibilidad y un trato exquisito con la clientela, tenía un despacho de huevos de gran éxito en Málaga, en el Centro Histórico. Zoilo Montero era un joven sevillano que llegó a Málaga siendo un chiquillo de 14 años para empezar a repartir comestibles en bicicleta. Trabajaba en una pequeña tienda familiar en Málaga, en el Centro Histórico. Así se conocieron.

A mediados del siglo pasado, tras terminar el servicio militar, Zoilo aprovechó la oportunidad y se hizo con la tienda. “Vino uno que quería traspasarla y me dije, para eso me la quedo yo”. Así fue como Ultramarinos Álvarez, gestionado por diferentes familiares durante años y conocido como Florido antes de la guerra, pasó a llamarse Ultramarinos Zoilo, actual nombre del conocido negocio que da a la Iglesia de Santiago, donde fue bautizado Picasso.

ultramarinos zoilo color

Se trata de una de esas pequeñas tiendas de toda la vida en las que, en cuanto pones un pie dentro, no quieres salir. Es como si te hipnotizara el orden y la gran cantidad de productos expuestos. Allí dentro está todo “bien colocadito”, porque “toda la vida se ha hecho así y porque es lo que le gusta al público”. “Aunque yo lo que quiero es que compren, y no que les guste” confiesa Zoilo entre risas.

En este tipo de tiendas se cuida mucho el producto local, y en este caso, se le da mucha preferencia al producto de Málaga. Como el salchichón de Málaga, que es un salchichón blando. O las pasas, higos secos o borrachuelos, que tanto gustan a nuestro protagonista. Él sin embargo, recomienda el Chorizo de Ronda, “que es riquísimo”, y que se puede tomar tal como viene, asarlo un poco o echarlo a unas lentejas. “De todas formas está exquisito”.

 

-¡Seguro que sí Zoilo. Además, después de una comida copiosa, como estas que dices, siempre podemos tomar una gaseosilla El Tigre para quedar como nuevos! Ya sabéis, lo que no se arregla con gaseosilla el Tigre es mortal de necesidad.